La Asociación de Usuarios de Banca (Adicae) ha anunciado este martes que presentará una demanda judicial contra Caixabank para que devuelva el dinero cobrado por medio de la comisión de dos euros aplicada de forma unilateral a aquellos clientes de otras entidades que retiraran efectivo de su red de cajeros.

La guerra de los cajeros sigue coleando, a pesar del decreto del Gobierno que desde el sábado pasado prohíbe el cobro doble por parte de las entidades en las retiradas de efectivo de sus redes de cajeros a clientes de otros bancos. Y es que la Asociación de Usuarios de Banca (Adicae) ha anunciado este martes su intención de presentar cuanto antes una demanda judicial contra Caixabank “para que esta entidad devuelva cada importe de dos euros que se ha embolsado desde marzo”.

En marzo precisamente fue cuando esta polémica saltó. La entidad presidida por Isidro Fainé anunciaba su intención decidida de comenzar a cobrar directamente un comisión a los clientes de otras entidades que retiraran dinero de la red de cajeros de La Caixa. En concreto, se exigirían dos euros por cada retirada de fondos. La medida, aunque denunciada casi de inmediato por Adicae, no solo no se vio frenada, sino que provocó toda una avalancha de respuestas por parte de otros bancos y cajas del sector.

Pocos meses después, los otros dos bancos más grandes (BBVA y Santander) anunciaban también su intención de empezar a cobrar también una tasa a los clientes de otros bancos con el fin de poner en valor sus propias redes. Además, otras entidades de menor tamaño como Bankia y Sabadell se aliaron (con cajas como Kutxa o Liberbank) para crear una gran red de cajeros en las que los clientes de todas ellas puedan retirar fondos de forma gratuita (no así los de fuera del acuerdo).

Todos estos movimientos llevaron a su vez a los bancos de la llamad banca low cost (ING, EVO, etc) a modificar sus estrategias tradicionales, basadas en permitir a sus clientes retiradas de efectivo gratuitas en otras redes de cajeros, toda vez que era la propia entidad la que afrontaba los costes de la llamada tasa de intermediación. Así, ING llegó a un acuerdo con el Banco Popular para hacer un uso conjunto de su red, mientras que EVO decidió mantener la gratuidad de las retiradas de efectivo, pero con cantidades de dinero más grandes.

Se avecinaba una revolución en el sector, si bien la alarma pública promovida por organizaciones de consumidores y el propio Banco de España (que reconoció que el cobro de dobles comisiones por un mismo servicio es ilegal) llevaba al Gobierno a aprobar un decreto urgente que dejara claro el nuevo paradigma: un servicio, un cobro.

Pero la regulación ya en vigor no dice nada respecto del dinero que sí que ha venido cobrando Caixabank desde marzo. Y es esta cantidad la que reclamará judicialmente Adicae, mediante una demanda que se presentará en las próximas horas. Hasta ahora estaban promoviendo reclamaciones extrajudiciales del dinero cobrado de más, si bien su plan pasa por conseguirlo con un juez de por medio.

FOTO: RAMÓN PECO en FLICKR