El nuevo consejero delegado de Volkswagen, Matthias Müller, anunció hoy ante trabajadores de la compañía que el grupo revisará todas las inversiones previstas y “cancelará o aplazará las que no sean estrictamente necesarias” tras el escándalo de la manipulación de las emisiones contaminantes.

“Seré muy claro: esto va a ser doloroso”, manifestó Müller ante alrededor de 20.000 empleados reunidos en la sede central de Wolfsburgo en la primera asamblea convocada desde que salió a la luz del trucaje en motores diesel de once millones de vehículos, según recoge la Agencia EFE.

Según explicó, el plan de eficiencia diseñado por su predecesor en el cargo, Martin Winterkorn, quien dimitió por el escándalo, debe ser reajustado, pero el objetivo de VW es mantener su política de puestos de trabajo “seguros y de calidad”.

Müller prometió a sus empleados una aclaración “rápida y sin miramientos” de todo lo sucedido y aseguró que los once millones de vehículos afectados por las manipulaciones pueden circular sin problemas, ya que nunca se puso en peligro la seguridad de los clientes de VW.

Por su parte, el presidente del comité de empresa de Volkswagen, Bernd Osterloh, informó hoy a los empleados de la compañía de que el escándalo de los motores manipulados para trucar las emisiones contaminantes en algunos modelos no tiene “por el momento” consecuencias para los empleos del grupo.

“Por el momento, ésa es la buena noticia, todavía no hay consecuencias para los puestos de trabajo”, manifestó Osterloh, quien señaló que el objetivo es “hacer todo lo posible” para garantizar todos los empleos.