Cuando aún no sabíamos de qué iba eso de la economía colaborativa, a finales de 2011, nació Socialcar, una plataforma a través de la que poder alquilar un coche por horas, días, semanas o meses.

Mar Alarcón es la CEO y fundadora de Socialcar, una web que se encarga de “poner en contacto a gente que tiene un vehículo con gente que quiere alquilar, con el objetivo de usar lo que ya tenemos”. Este es un servicio que ahora nos parece normal, común, pero que hace unos años no lo era tanto: “Lanzamos Socialcar con muchas dudas por ser un servicio nuevo y desconocido”, afirma su CEO.

Pero hoy en día hay mucha gente que decide no tener coche, como señala Mar Alarcón, lo que no significa que en un momento dado no puedan necesitar hacer uso de uno. En esa situación es cuando Socialcar se convierte en toda una opción, en la oportunidad para pedirle el coche al vecino pagándole un alquiler. Siempre hay alguien que tiene su vehículo parado, aparcado sin darle uso, y dispuesto a ganarse un dinerillo a la vez que presta un servicio a otra persona.

¿Cómo funciona Socialcar?

El registro es totalmente gratuito. La persona que quiere alquilar su vehículo lo anuncia a través de la plataforma y cuando hay alguien interesado en utilizar el coche le llega la información de ese posible usuario. Esto lo que permite es denegar o aceptar el alquiler, pues como señala Mar Alarcón, el propietario siempre tiene la última palabra, él decide a quien presta su automóvil.

El precio de alquiler lo establece el propietario del coche, aunque hay muchas veces que nos piden consejo”, explica la fundadora de Socialcar. Esto permite que existan diferentes tarifas, adaptadas sobre todo al modelo del coche, el año y características, ya que podemos encontrarnos desde furgonetas hasta vehículos de lujo que en muchas ocasiones son alquilados para eventos o bodas.

“El alquiler del vehículo se paga online, y es ingresado al dueño del coche cada mes”. Así de sencillo. Además de pagar el precio del alquiler, la persona que quiere utilizar el servicio debe pagar una fianza de 50 euros, que les serán devueltos en caso de que no haya habido ninguna incidencia con el vehículo y el propietario indique que el automóvil ha sido devuelto en buen estado.

Socialcar recibe un 15% de comisión por cada una de las reservas según nos cuenta Mar Alarcón.

Con todas las de la ley

Desde el primer día teníamos claro que esto tenía que ser legal, con todas las garantías”. Y para ello desde Socialcar ofrecen un seguro que en un principio se confeccionó y que poco a poco a ido mejorando, según comenta la fundadora de la plataforma, que además señala que el servicio permite emitir facturas.

Socialcar cuenta, gracias a su servicio, con unos 70.000 usuarios y alrededor de 6.000 vehículos, que se encuentran disponibles por toda España. Desde luego que entre sus planes está expandirse a otros países, aunque para eso primero había que configurar un buen servicio que funcionase de la manera en que lo está haciendo, ya que según nos cuentan desde la compañía, Socialcar “está teniendo muy buena aceptación”. Además, el año pasado lograron cerrar una importante ronda de financiación.

El comienzo de Socialcar según explica Mar Alarcón no fue demasiado duro, no se encontraron con demasiadas dificultades ya que tenían experiencia en emprender y sacar adelante una empresa, aunque confiesa que en España “las cosas son como son”.