Después de varios encuentros entre el líder de Podemos y Alberto Garzón, el resultado final ha sido un ‘no’ por parte de Podemos a Izquierda Unida, aunque ambas fuerzas matizan el contenido de la reunión y su resultado.

Hoy se ha celebrado en la sede de Podemos la reunión entre los representantes de Alberto Garzón (el secretario ejecutivo de Área Interna y Organización, Adolfo Barrena, la secretaria ejecutiva de Comunicación, Clara Alonso, y el secretario de Organización de Andalucía, Antonio Valero) y una comisión delegada del Consejo de Coordinación de Podemos. En un clima cordial, se han dado por terminadas las conversaciones destinadas a encontrar una fórmula que facilitase la incorporación de Alberto Garzón a la candidatura del cambio con la que Podemos concurrirá a las próximas elecciones generales.

Podemos, siguiendo su propia hoja de ruta trazada en Vistalegre, manifiesta haber mantenido abiertos los puentes a la incorporación de Alberto Garzón a su candidatura. Sin embargo, los representantes de Garzón en dicha reunión plantearon como requisito irrenunciable la conformación de una coalición entre IU Federal y Podemos, en una lógica de acuerdos entre partidos que nunca ha estado en la hoja de ruta de Podemos.

Para Podemos, según aseguran, la imprescindible construcción de la candidatura de la unidad popular pasa por una suma de las voluntades de cambio forjada en las calles y en las plazas, y no por la agregación jurídica de siglas.

¿Izquierda Unida sigue abierta?

Tras la explicación oficial que ha presentado el partido de Pablo Iglesias, Izquierda Unida también ha querido matizar el contenido de la reunión. De este modo, afirman haber abordado distintos ámbitos de debate como el papel de la participación ciudadana en la elección de las candidaturas o los acuerdos en torno a un programa para cambiar el país. Es más, aseguran que estaban abiertos a hablar de todo. De hecho, matizan en el comunicado público, que la reunión se ha cerrado con una propuesta de nueva reunión para el jueves 8 de octubre, para seguir estudiando marcos de un posible encuentro (programa, primarias, participación…). En este punto, y para sorpresa de la formación, aseveran que Podemos ha cerrado la puerta -de forma unilateral- a la posibilidad de la unidad popular.

Según Izquierda Unida, la salida social y económica a la crisis sólo puede darse con un programa político rupturista, feminista y ecologista. En esa línea seguirá trabajando Izquierda Unida, y su candidato a la Presidencia del Gobierno, para que en diciembre salga de las urnas un Gobierno que combata la pobreza, la desigualdad y la miseria provocadas por la crisis económica y la gestión neoliberal del bipartidismo.