El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha invalidado este martes una decisión de la Comisión Europa del año 2000 en la que se declaraba que Estados Unidos garantizaba un nivel adecuado de protección de los datos personales y avalaba, por tanto, la transferencia de esas informaciones.

En función del fallo del TJUE, por tanto, las autoridades nacionales de protección de datos tendrán facultad para frenar las transferencias de datos personales a terceros países (entre ellos Estados Unidos) en caso de que no consideren suficientemente fiable a la empresa o al Estado destinatario.

Al respecto, el Tribunal de Luxemburgo recuerda que “la Directiva sobre el tratamiento de los datos personales dispone que en principio sólo se pueden transferir dichos datos a un país tercero si éste garantiza un nivel de protección adecuado de dichos datos”.

El Gobierno alemán ha celebrado la sentencia del TJUE. Según el ministro de Justicia alemán, el socialdemócrata Heiko Maas, se trata de una “señal para la protección de los derechos fundamentales en Europa” y obligará ahora a la Comisión Europea  a defender los “estándares de protección de datos” europeos “también internacionalmente”.

Por su parte, el ministro de Interior, el cristianodemócrata Thomas de Maizière, declaró que la sentencia “deja clara para el futuro” la posición europea con respecto a la protección de datos, además de ser un “refuerzo de la posición negociadora de la CE” frente a Estados Unidos.

La Eurocámara pide la suspensión “inmediata” del acuerdo de transferencia de datos con EEUU

Tras conocerse la sentencia, la comisión de Interior, Justicia y Libertades Civiles (LIBE) del Parlamento Europeo ha solicitado la suspensión inmediata del marco de transferencia de datos personales entre la Unión Europea y Estados Unidos.

“El acuerdo con Estados Unidos debe ser inmediatamente suspendido y sustituido por un nuevo marco sólido para la transferencia de datos”, señala en un comunicado el presidente de LIBE, el eurodiputado Claude Moraes, quien ha instado a la Comisión a iniciar las negociaciones para un nuevo marco que garantice la protección de los datos personales, así como los derechos y la privacidad de los ciudadanos europeos.

El eurodiputado, citado por Efe, ha recordado que la sentencia respalda finalmente las “repetidas peticiones” de la Eurocámara para que se suspenda el acuerdo actual que “no garantiza el nivel adecuado de protección requerido por la legislación de la UE en materia de protección de datos.

En la misma línea se pronunciaron el Partido Popular Europeo (PPE) y el grupo de los socialdemócratas (S&D) del PE. El presidente del PPE, Manfred Weber, afirmó que la sentencia es una “victoria” para la privacidad de los consumidores europeos, al tiempo que pidió el inicio de nuevas negociaciones con Estados Unidos para lograr un acuerdo que respete la legislación comunitaria.

“Hemos dicho constantemente que el acuerdo actual no ofrece una protección significativa para los ciudadanos de la UE“, declaró la eurodiputada socialista Birgit Sippel, que representa al grupo S&D en la comisión LIBE del PE. Según Sippel, el marco actual “no protege los datos personales, deja a los ciudadanos sin protección judicial efectiva y no protege contra la supervisión indiscriminada de datos de la inteligencia de EEUU”.

Los liberales de ALDE también coincidieron en que la sentencia de hoy confirma lo que se llevaba años denunciando: que el acuerdo de transferencia de datos con EEUU “no proporciona una protección significativa de la privacidad de los ciudadanos de la UE“. “Necesitamos reglas claras para gestionar la transferencia de datos personales hacia EEUU y otros países no pertenecientes a la UE”, subrayó la vicepresidenta de ALDE, Sophie in’t Veld.