La Comisión Europea (CE) considera que España incumplirá los objetivos de reducción del déficit público marcados por la UE, a la vista del proyecto de presupuesto para el próximo ejercicio, por lo que le pide que tome las “medidas necesarias” para que se respetan.

“El análisis de la Comisión confirma el riesgo de incumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento tanto en 2015 como en 2016, como ya dijimos en primavera”, al quedarse con un déficit del 4,5 % y el 3,5 % del PIB, respectivamente, dijo hoy el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, en una rueda de prensa posterior a la reunión del Eurogrupo. Esto supondría que el país sobrepasaría en 3 y 7 décimas sus objetivos, respectivamente.

Ante esta situación, la Comisión recomendará mañana formalmente a España que ejecute “estrictamente” el presupuesto de 2015 y que tome las “medidas necesarias en el proceso presupuestario nacional para asegurar que el presupuesto de 2016 cumplirá” los objetivos, según Moscovici. Además, a la luz de este riesgo y al hecho de que el borrador presupuestario no incluye datos completos de los gobiernos regionales, las autoridades serán invitadas a mandar una actualización presupuestaria poco después de que el nuevo Gobierno resultante de las elecciones sea nombrado.

Ésta tendrá que tener en cuenta la opinión de la Comisión Europea “para cumplir completamente con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento”, añadió el comisario galo, que ha expuesto su planteamiento a los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona durante el Eurogrupo.

Por su parte, el ministro español de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, mostró su convencimiento de que España cumplirá las metas marcadas. “El comisario Moscovici ha comentado su opinión, dice que hay un riesgo de incumplimiento del presupuesto. Yo posteriormente he explicado que estamos absolutamente convencidos de que en el año 2015 vamos a cumplir el objetivo del 4,2 % del PIB, teniendo en cuenta la evolución de ingresos y gastos públicos“, señaló. Esto ayudará a que España tenga una buena posición para lograr también la meta de 2016, que es del 2,8 % del PIB. “Y seguramente, mañana veremos en la comunicación (de la CE) que lo que se va a pedir a España es que el nuevo Gobierno realice una actualización de este presupuesto cuando haya un nuevo Gobierno”, apuntó.

De Guindos afirmó que la discrepancia entre las cuentas que baraja el Gobierno español y las de Bruselas para el año 2015 es “muy pequeña y tiene que ver fundamentalmente con tasas de crecimiento”. Todos los países tienen que entregar sus cuentas para el 15 de octubre, tras lo que el 5 de noviembre la Comisión Europea presentará sus nuevas previsiones macroeconómicas, que servirán de base para analizar las cuentas de los países.

Posteriormente, se discutirá en una nueva reunión del Eurogrupo el 23 de noviembre, aunque entonces el Parlamento español ya se habrá disuelto y habrá aprobado previamente las cuentas para 2016.