Estados Unidos y Japón sellaron este lunes, después de cinco años de negociaciones, el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) con otras diez naciones, un acuerdo de libre comercio que une al 40 por ciento de la economía mundial y que podría convertirse en el acuerdo regional más grande de la historia.

Según informó hoy el diario The Washington Post, el acuerdo es el resultado de las arduas negociaciones que comenzaron el pasado miércoles en Atlanta (Georgia, EEUU), en las que participaron el ministro japonés de Política Económica y Fiscal, Akira Amari, y el representante de Comercio de Estados Unidos, Michael Froman.

El TPP, impulsado en 2008 por el presidente norteamericano, Barack Obama, como “el marco comercial del siglo XXI”, debía haberse firmado el pasado 2 de octubre, pero hubo que superar discrepancias de última hora relacionadas con las importaciones de componentes automovilísticos de Japón a Estados Unidos, la apertura del mercado lácteo, la propiedad intelectual y las diferencias entre Estados Unidos y Australia respecto a las nuevas regulaciones de la industria farmacéutica.

El pacto abarca la creación de estándares comerciales, de inversión, intercambio de información y de propiedad intelectual. El resto de países que negocian el acuerdo son Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Según recuerda la agencia Efe, Barack Obama, que ha presionado en favor de este acuerdo y de otro similar con la Unión Europea, alcanzó una importante victoria esta pasada primavera después de conseguir que el Congreso aceptase la tramitación de los pactos comerciales por la vía rápida, con lo que los representantes sólo podrán aprobarlos o rechazarlos, pero no enmendarlos. No obstante, no se espera que el pacto pueda someterse a votación en el Congreso hasta el próximo año.