Mariano Rajoy dio el disparo de salida de la precampaña electoral en Valencia, pero su visita no buscaba esa función.

El presidente del Gobierno español se desplazó hasta la capital del Turia para dar impulso a la reconstrucción del PP valenciano, probablemente la rama de los populares con la imagen más dañada del panorama nacional. La organización no desaprovechó la ocasión y preparó una intensa sesión de cinco horas dedicada por completo a levantar la moral de militantes del PPCV y, ya de paso, despertar las iras del nuevo gobierno valenciano.

Isabel Bonig necesitaba una demostración de fuerza en su primer gran acto como presidenta del Partido Popular de la Comunidad Valenciana y no dejó pasar la oportunidad. Absolutamente todo, tanto lo que se hizo como lo que no se hizo, estuvo medido por los responsables del PPCV con único objetivo: conseguir devolver al PP valenciano la imagen de fortaleza que durante dos décadas le ha convertido en uno de los baluartes electorales de los conservadores españoles. La elección como sede el salón de actos del Complejo Deportivo-Cultural La Petxina —con 285 asientos de capacidad— les aseguró la foto de un acto abarrotado con público en los pasillos, y la presencia de Mariano Rajoy les permitió lanzar un golpe más demoledor: los populares traen a Valencia al mismísimo presidente de Gobierno mientras el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, aún sigue llamando a Moncloa con es la esperanza de que le reciban.

Bonig, una líder que cita a Napoleón

El acto fue también la confirmación del cambio de poder entre los populares valencianos. A pesar de que tanto Bonig como Rajoy tuvieron en sus discursos palabras de reconocimiento hacia el anterior líder regional del partido, Alberto Fabra, el último presidente de la Generalitat Valenciana que ha tenido el Partido Popular se marchó por una puerta lateral antes de que Rajoy abandonara el edificio. Este hecho, unido al que Rita Barberáno sólo caminara en todo momento junto a Rajoy sino que se marchó en el mismo transporte que el presidente del gobierno español, certificó el cambio de cuotas de poder que han dejado en el PP las últimas elecciones valencianas.

El acto de ayer era el momento de Bonig, y ella lo aprovechó. Con un discurso enérgico, prácticamente gritado, la líder de los populares valencianos llamó a sus militantes a recuperar su autoestima y librar “la mayor batalla ideológica” de su historia. “El centro derecha no puede dejar el discurso social, y la solidaridad en manos de la izquierda. Hay que sacar la bandera ideológica del Partido Popular y liderar la segunda transición del país. Defendiendo sin complejos nuestras convicciones. La izquierda no es más participativa ni más solidaria, nadie ha hecho más por la igualdad y el bienestar que el Partido Popular” clamó una Bonig que citó a Napoleón para pedir a los populares que en vez de informar a su enemigo de cuáles eran sus errores, animaran a Ximo Puig a seguir como hasta ahora y facilitarles, en su opinión, el camino de regreso al gobierno de la comunidad.

El arma principal de la nueva presidenta del PPCV, en todo caso, fue la defensa de la unidad de España frente a amenazas a las que, de forma indirecta, quiso vincular al nuevo gobierno valenciano cuando aseguró que “prefieren ser catalanes de segunda a españoles y valencianos de primera”. Bonig cargó contra la idea de un estado federal que, en sus propias palabras, “nadie logra entender, y no nos quieren explicar porque sólo esconde privilegios para aquellos que quieren romper el principio de solidaridad”, y consiguió poner de pie el auditorio cuando clamó: “España es la nación más grande de Europa, tierra de oportunidades, derechos y garantías. Eso es España por si alguien aún no lo sabe”.

Rajoy: “No hay ningún país del mundo que haya funcionado bien con las ideas de Compromís”

Mariano Rajoy lanzó sus mensajes más en clave nacional. El presidente del Gobierno Español pidió a los populares valencianos que centren su discurso en el balance económico que dejará el actual gobierno cuando acabe la legislatura. “Vamos a escuchar durante todos estos meses una serie de ocurrencias y frivolidades, y no vamos a entrar en eso, vamos a ir a la mayor y recordar que España es el país que crece al 3’4% de ritmo anual, el mayor crecimiento de Europa, más empleo crea de la UE. Porque lo que se va a decidir este diciembre es si vamos a seguir avanzando o si queremos retroceder” alentó Rajoy.

No obstante el líder de los populares españoles lanzó un capote a su homónima valenciana cuando eligió el orden de los partidos que son un peligro para los planes trazados para el país por los populares. “Gobernamos mejor porque nuestras ideas son mejores. No hay ningún país que haya funcionado bien con las ideas de Compromís y el socialismo valenciano. No se puede gobernar lo público si arruinas lo privado. Si lo haces no funciona ni la Comunidad Valenciana, ni Venezuela, no funciona nada” exclamó Rajoy en una jugada medida que incide en la estrategia de los populares valencianos de ningunear a Puig señalando a la omnipresente Mónica Oltra como auténtico poder en el Palacio de la Generalitat.

Rajoy avanzó su intención de volver a bajar los impuestos, “este año sociedades y cuando crezca la recaudación el IRPF y el IVA”. Y concluyó asegurando que: “ahora vienen buenos tiempos por delante si no los estropeamos, no es el momento de que gobiernen amateurs, gente sin experiencia que no ha sido ni concejal”.