La candidatura liderada por el primer ministro portugués, el conservador Pedro Passos Coelho, ha conseguido vencer en las elecciones legislativas celebradas este domingo en Portugal.

Los portugueses estaban llamados a las urnas este domingo, y ante sí tenían la tarea de reafirmar las medidas de austeridad tomadas por el líder conservador Passos Coelho, o ceder el mando a los socialistas de Antonio Costa. Finalmente (99% escrutado) la colación conservadora PaF, compuesta por los socialdemócratas del PSD y el centro democrático CDS-PP se han hecho con la victoria al obtener el 37% de los votos, aunque quedan así lejos de la mayoría absoluta.

El líder conservador luso ha logrado el triunfo tras una legislatura marcada por las severas medidas de austeridad aprobadas por su Gobierno a instancias de la troika, como contrapartida por el rescate internacional que le concedieron la UE y el Fondo Monetario Internacional en 2011. La pérdida de apoyos de la coalición que lidera fue evidente, ya que en la cita electoral de 2011 -a la que concurrieron con listas separadas, al contrario que en esta ocasión- ambos sumaron casi el 50% de los sufragios.

Por su parte, lo socialistas del PS han conseguido el 32% de los votos y seguirán formando parte de la oposición. El líder de los socialistas ya ha declaro que no eran los resultados que esperaban, aunque destaca el compromiso de su partido con lo votado por los portugueses. Asimismo, ha destacado como algo positivo la disminución de la abstención, que se ha situado sobre el 43%.

Mientras, Catarina Martins del Bloco de Esquerda (10%), tercera fuerza más votada, ha manifestado que ellos están en disposición de contribuir a las soluciones que demanda Portugal, pero también ha asegurado que no piensan defraudar a su electorado.

¿Quién gobernará?

Los datos conocidos hasta el momento generan incertidumbre sobre el próximo Gobierno de Portugal, y especialmente sobre su estabilidad.

Teóricamente, un tripartito entre el Partido Socialista (PS), el Bloque de Izquierda (formación hermanada con Podemos y Syriza en el Parlamento Europeo) y el Partido Comunista Portugués tendría más diputados que la coalición conservadora, aunque a priori ese acuerdo se antoje improbable.

La hipótesis más factible sería un Gobierno en minoría encabezado por Passos Coelho, aunque el último antecedente de un caso similar dejó un ingrato recuerdo en el país. Fue entre 2009 y 2011, cuando el entonces primer ministro socialista, José Sócrates, acabó dimitiendo tras perder el apoyo que puntualmente le prestó el partido de Passos Coelho.

Imagen | ‘beira.pt