Desde que el fundador de la red social Mark Zuckerberg anunciara que la compañía está trabajando en un desarrollo, en respuesta a las preguntas sobre la posibilidad de incluir un botón de “no me gusta”, el enigma sobre este invento no ha dejado de crecer. Por el momento sólo hay declaraciones ambiguas, crípticas, de miembros de Facebook, que niegan la existencia del botón pero sí anticipan la llegada de una nueva forma de reaccionar ante el contenido que se publica en la plataforma.

Pasaban las 11,30 de la mañana. El tema tardó media hora en salir, pero provocó un “uuuuuuh, the dislike button” -“uuuuuuh, el botón de no me gusta”- en boca del director de producto de la sección de noticias de Facebook, Adam Mosseri, es decir, el responsable de la columna central del portal en la que aparecen las actualizaciones que ve el usuario. Una de las periodistas que acudió a su encuentro con la prensa española, Nerea Bilbao, fue la que activó el asunto, para regocijo de todos los demás presentes.

“No puedo decir lo que es exactamente, pero lo que sí puedo contar es que estamos interesados en que la gente pueda expresar más tipos de emociones, que es lo que más nos piden. Estamos muy interesados en la empatía”, precisó Mosseri, un hombre de carácter cercano y dispuesto a interactuar con todos los que le rodean.

Las noticias

Hasta que brotó el polémico tema del “no me gusta”, el responsable de la sección de últimas noticias de Facebook había estado detallando cómo se elige la información que se le presenta a los usuarios.

El truco reside en una organización de acuerdo con lo que se considera interesante para cada uno, de forma que cada miembro activo de Facebook puede otorgar más o menos relevancia a ciertos perfiles, así como bloquear las actualizaciones de un contacto en particular.

Además del seguimiento activo por parte del usuario, la red social también registra las principales fuentes en las que se informa cada uno, de forma que tiende a mostrar más publicaciones de los medios que más visita.

En este sentido, Mosseri explicó que en Facebook tratan de penalizar el contenido click-bait, aquel que hace llamamientos a clicar mediante la ocultación de información con frases como “estos ejemplos de titulares de cebo te sorprenderán; haz clic aquí para conocerlos”.

El misterio

Pero una vez que se alcanzó el misterio acerca del cual todo el mundo quiere saber más -y sobre el que todo el mundo escribe-, Mosseri pergeñó una salida ambigua, aunque sí dejó caer algún detalle adicional.

Pese a que la mejora de la “empatía” es todo lo que pueden revelar por el momento, el directivo adelantó que la intención de la empresa es probar la nueva herramienta con un grupo reducido de gente para seguir optimizándola, por lo que todavía es “muy pronto” para poder hacer alguna valoración.

“Cuantas más formas encuentre la gente para interactuar con el contenido, mejor será ese contenido, porque la gente tendrá más formas de expresarse”, concluyó Mosseri.

 

Foto: Flickr – FACEBOOK(LET)