Un estudio revela que el 70% de las compañías de Suecia con oficina en España se definen como “pequeñas”, mientras que otro 15,8% son firmas de tamaño mediano. Frente a las grandes cifras que presentan multinacionales del país como Volvo y H&M, la mitad de las firmas suecas en España facturan menos de 5 millones de euros al año.

Hay vida más allá de Ikea, aunque la cadena nórdica esté muy viva, con una facturación de casi 1.300 millones de euros el año pasado en España. Es lo que se deduce de la decoración de la embajada de Suecia en Madrid, que se ilumina con enormes arañas de cristal en vez de con lámparas de Ikea, y es lo que también se corrobora en el último informe de Kreab Research y la Cámara de Comercio Hispano Sueca.

Aunque la gran mayoría de las compañías establecidas sean pymes, tienen su peso, y además tienen intención de redoblar su apuesta por el mercado español: el 70% de las empresas afirma que va a aumentar su facturación en España. Es más, cuatro de cada diez firmas suecas han aumentado su nivel de inversión en el país en los últimos 12 meses.

Cuatro de cada diez empresas suecas han aumentado su nivel de inversión en España

En cuanto a sus plantillas, pese a que la gran mayoría son pequeñas empresas, sólo el 6% de ellas se plantea recortes de personal en el futuro próximo, mientras que un 42,9% prevé incrementar el número de trabajadores en España.

De hecho, el área de recursos humanos es una de las que más les importan a los directivos suecos. No en vano, consideran como factores importantes o muy importantes para valorar positivamente a España la cualificación del personal (93,8%), el compromiso del trabajador con la empresa (96,4%), los salarios (95,6%) y la productividad (81,3%).

Frente a los datos positivos, el 43,1% de los empresarios reconocen que la situación económica en España es mala, aunque dicen que mejorará en los próximos años.

En lo que respecta a la coyuntura política, que siempre es importante para los inversores, el 66,1% considera “inestable” el momento actual; no obstante, el 48,6% cree que esta situación no tiene ningún impacto en su negocio, mientras que el 25,7% encuentra “escasas” repercusiones en su actividad.

La relación hispano sueca

La hispano sueca es una relación comercial “intensa”, en palabras del secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, que ha participado en la presentación del informe esta mañana y que, en señal de las buenas relaciones bilaterales, se ha llevado la última entrega de la saga literaria Millenium a casa como regalo de la embajadora sueca.

García-Legaz ha destacado los 2.000 millones de euros en exportaciones de España a Suecia y los 2.300 millones de importación, es decir, en el sentido contrario. También ha subrayado que España es el principal destino turístico del país nórdico, ya que 1,7 millones de suecos visitaron el país el año pasado.

“Somos dos países que, además de sentarnos en los consejos de ministros uno al lado del otro, compartimos una visión de Europa abierta, compartida, sin fronteras y librecambista”, ha asegurado el secretario de Estado, quien ha sacado pecho por la reforma del sistema económico español.

No sin antes completar su discurso con una defensa hagiográfica de la liberalización de las licencias de aperturas comerciales y de la ley de unidad de mercado como sus principales logros, García-Legaz ha concluido su intervención con un mensaje con el que ha descartado su continuidad al frente de la oficina de Comercio, aunque gane el PP en las Generales de diciembre. La presentación del informe del año que viene se hará “con toda seguridad con otro secretario de Estado” al frente de sus responsabilidades en el Ministerio de Economía, ha apuntado.

 

Foto: Flickr – Håkan Dahlström