La edición de este año de la feria de videojuegos de la capital arranca con un fenomenal despliegue de PlayStation, la videoconsola líder del mercado español que ha decidido reforzar su reinado en Ifema. Los “gamers” pueden probar este año las grandes novedades de la industria para el futuro inmediato, con Call of Duty: Black Ops III y Star Wars Battlefront como grandes atractivos.

Los stands de estos dos títulos son los que más colas han generado en el primer día de la MGW, que sólo estaba abierto a profesionales y periodistas. Así que se avecinan colas kilométricas para los aficionados este fin de semana; lo confirma el cartel de “completo” que se ha colgado para el sábado.

También ha tenido mucho éxito la zona dedicada al nuevo juego de Assassin’s Creed, Syndicate, aunque otra de las principales novedades que se ha instalado en el recinto ferial madrileño es la última -cuarta- entrega de la saga Uncharted.

Como hilo conductor de las 4 propuestas está PlayStation, que ha dado cobijo a estos grandes títulos en su propio espacio, el más grande de toda la feria. Parece como si Microsoft hubiera renunciado a plantar batalla con su Xbox One, que se ve superada por goleada en el mercado español.

Otro de los rincones que destaca dentro de PlayStation es la zona en la que se pueden probar sus gafas de realidad virtual, toda una novedad pero en fase de desarrollo aún. Reconozco que soy impresionable, en lo que al terror se refiere, pero la demo de Kitchen me ha dado mucho mal rollo. Mucho cague. Parece que no soy el único.

Además de PlayStation, que cumple 20 años, se puede encontrar a Nintendo, que está celebrando también un aniversario, el de Super Mario, una franquicia con 30 años ya a sus espaldas. Los fans de la compañía nipona pueden echarle horas al Super Mario Maker y al Mario Kart en el espacio de la firma japonesa en Ifema.

En esta edición tampoco faltan los videojuegos indies de factura nacional, a los que se les ha reservado un rincón, todo un detalle y un capote a la industria local.

Eso es lo principal de la parte de acción.

Las bebidas energéticas

Si Miedo y asco en Las Vegas la tuviera que reescribir un aficionado a los videojuegos, se sentaría frente al teclado con varias docenas de latas de Red Bull y de Monster, en lugar de hasta las cejas de sustancias psicotrópicas.

La cultura gamer está muy vinculada al consumo de bebidas energéticas, sobre todo en el circuito profesional: quienes se dedican a jugar como actividad laboral requieren un nivel de atención y concentración que es difícil de alcanzar sin este tipo de refrescos.

Para ellos, los profesionales, la MGW ha reservado un pabellón entero, en el que se van a celebrar competiciones en directo. Los que quieran probar suerte también podrán inscribirse en torneos pero, a tenor de los jugones a los que hemos podido ver ya en la feria, será más fácil conseguir unas latas energéticas. De hecho, las regalan.