El Ejecutivo de Mariano Rajoy quiere mostrar a la opinión pública su preocupación por lo que está ocurriendo en Cataluña tras las elecciones autonómicas del pasado domingo. La vicepresidenta del Gabinete, Soraya Sáenz de Santamaría, ha considerado que la situación es peor que antes de la celebración de los comicios. “Falta un Gobierno y hay cuatro optantes a la presidencia compartida”. Por su parte, los socialistas, también preocupados, exigen a Rajoy que adelante las elecciones generales para que la constitución del Gabinete autonómico no coincida con un Ejecutivo de la Nación en funciones.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta ha querido dejar claro que al Gabinete al que pertenece no le queda ya ninguna capacidad de sorpresa ante lo que ocurre en Cataluña. “Si sorprendente fue la presentación de una lista única, la teoría de ahora en la se proponen cuatro presidentes no deja de ser ciertamente llamativo”.

Tras considerar que el resultado de los comicios ha motivado una profunda fractura de la sociedad catalana, porque una mayoría ha dicho que no están por la línea de la independencia, la vicepresidenta ha mostrado su deseo de que el futuro Gobierno autonómico trabaje para superar esa ruptura.

Preguntada por si el Gobierno ha mantenido contactos con la lista de Junts pel Sí, Sáenz de Santamaría se ha referido a las declaraciones que el jefe del Ejecutivo realizó en la entrevista en Antena 3 y, en este sentido, recordó que como Gobierno se tendrán que poner en contacto “si se logra la investidura”.

La vicepresidenta no dejó pasar la oportunidad de criticar al jefe de la Generalitat, Artur Mas, al que acusa de situarse por encima de la ley. Sáenz de Santamaría no quiso olvidarse de las palabras de Mas después de ser imputado por el 9N. “Políticamente lo que hubo fue una rebelión democrática contra el Estado español”, dijo entonces el presidente de la Generalitat. “La rebeldía democrática –ha contestado Soraya- sólo se invoca por aquél que se cree por encima de la ley”.

Además, le ha preguntado que le parecería que los ciudadanos catalanes dejasen de pagar sus impuestos, de respetar las normas de tráfico o de cumplir el Código de Comercio o las normas forales de la comunidad, declarándose rebeldes democráticamente.

PSOE: “Estado sólo hay uno y ése es el español”

Por su parte, el PSOE tiene claro que los comicios generales –que Rajoy ha fijado para el 20 de diciembre- deberían adelantarse para no añadir complejidad a la situación que se vive en Cataluña, donde las dos listas independentistas (Junts pel Sí y la CUP) obtuvieron mayoría de votos, pero no de escaños.

Los partidos se encuentran en plenas negociaciones para investir al futuro presidente catalán. Por ello, ante este escenario, las generales tenían que haberse celebrado hace tiempo”, señala el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando.

Ante esta situación, los socialistas insisten que, a partir de ahora, se hace más necesaria que nunca la reforma de la Constitución, que debe abordarse nada más comenzar la siguiente legislatura. El PSOE, según recalcó Hernando, quiere que se reconozcan las singularidades de Cataluña en la Carta Magna, pero no el término nación, porque éste es una expresión contaminada. “Ahora mismo el concepto nación se asimila con Estado y en España sólo hay uno Estado, que es el español”, dice Hernando en su argumentación para huir del debate terminológico.