La agencia de viajes online presenta una denuncia ante la Comisión Europea por los recargos de 16 euros aplicados por la aerolínea en los billetes comprados a través de sistemas de distribución de reservas. Destinia considera que el sobrecoste obliga a las agencias a vender a pérdidas para competir y que el grupo alemán busca expulsar del mercado a los intermediarios.

A Lufthansa se le abre un nuevo frente legal… Y lo hace una compañía española. La agencia viajes online Destinia presentó el pasado miércoles una denuncia formal ante la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea contra el grupo alemán por su decisión de aplicar un recargo de 16 euros en todos los billetes que se compren a través de los sistemas de distribución de reservas (GDS), según confirman a SABEMOS fuentes de la compañía.

Las aerolíneas integradas en el grupo (Lufthansa, Austrian Airlines, Swiss y Brussels Airlines) aplican desde el pasado 1 de septiembre la nueva política comercial, con la que la corporación germana busca potenciar sus ventas directas, penalizando a los GDS (Amadeus, Sabre o Travelport) y, de paso, también a las agencias de viajes que los utilizan.

Lufthansa no aplica el recargo de 16 euros a los billetes adquiridos en sus propios sistemas de ventas (su web, call centers, mostradores…) ni tampoco a los comprados en agencias de viajes que utilizan una herramienta propia habilitada a tal efecto que les permite realizar la reserva a través del GDS y, con ello, sortear el castigo.

El gran problema para las agencias de viajes es que, utilizando la herramienta de Lufthansa y no los GDS, sus ofertas no aparecen en los metabuscadores y comparadores de precios online, que constituyen un gran canalizador de clientes en el negocio del comercio electrónico de viajes. Sin aparecer en los metabuscadores, se pierde un porcentaje amplio de la clientela. Y si las agencias quieren seguir apareciendo, han de asumir el coste de 16 euros que impone Lufthansa.

En paralelo, la plataforma de Lufthansa tampoco permite de momento integrar los precios de sus vuelos en las propias webs de las agencias online. Los intermediarios digitales ven que, si quieren evitar el pago de los 16 euros han de hacer todo el proceso de reserva manualmente, pero no pueden publicitarlo en su propia página al no ser posible integrar online las tarifas de las aerolíneas del grupo. Lufthansa ha transmitido a las agencias que ese problema se solventará, pero de momento no hay plazos ni más información sobre cómo va el proceso.

El recargo deja fuera de mercado a las agencias

Destinia considera que esta política comercial contraviene el derecho comunitario y por eso se ha lanzado a una batalla legal en Bruselas contra Lufthansa. La agencia de viajes online comandada por Amuda Goueli advierte de que Lufthansa abusa de la posición de dominio que tiene en muchas de las rutas aéreas que opera (en algunas controla más del 80% y en otras incluso es la única aerolínea que vuela) y en ellas el recargo de los 16 euros deja fuera del mercado a las agencias de viajes.

Según las estimaciones que maneja Destinia, aplicar esos 16 euros en cada billete supone un encarecimiento medio del 17% del precio final que tendría que pagar el cliente. “El Grupo Lufthansa pretende con esta práctica aumentar el coste de adquisición de las agencias de viaje y, consecuentemente, hacerlas menos competitivas, ya que la decisión que las agencias deben tomar es vender a pérdidas para seguir siendo competitivos o, directamente, ver cómo sus ventas se redireccionar al canal directo de venta del propio Grupo Lufthansa”, explican a SABEMOS fuentes de Destinia.

Según argumenta la agencia de viajes online en su denuncia, ese sobrecoste de 16 euros al que obligaría Lufthansa y las otras aerolíneas del grupo podría considerarse una “práctica de estrechamiento de márgenes”, ya que impone un precio en el mercado minorista que no puede ser soportado por los intermediarios independientes. O incluso podría suponer una “práctica de precios predatorios”, dado que el grupo germano no aplica los gastos de gestión en la venta de billetes en sus canales propios, mientras obliga a vender a pérdidas a las agencias.

Destinia denuncia que Lufthansa soportaría un coste de unos 2 euros por billete con las ventas a través de sus canales directos. “Esa pérdida puede ser asumida, pero la pérdida de 18 euros que tiene la venta a través de un GDS (el resultado de los 16 euros de sobrecoste más los 2 euros de coste medio por el uso del GDS), no lo es”, avisa la agencia. “Vendiendo a pérdidas Lufthansa es capaz de expulsar a sus competidores en la venta de ciertas rutas, pudiendo posteriormente establecer precios supracompetitivos”, dicen las mismas fuentes.

Dejar de vender los billetes de Lufthansa, aún en estudio

Destinia ya fue una de las primeras compañías en posicionarse en contra de la política de Lufthansa. El pasado junio, la agencia de viajes online ya anunció que estudiaba dejar de vender billetes de las aerolíneas del Grupo Lufthansa en las rutas en que hubiese otras compañías aerolíneas compitiendo con suficientes oferta y cuota de mercado. Desde Destinia aseguran que se sigue teniendo en estudio esa posibilidad y que se analiza en qué rutas sería posible.

La denuncia de Destinia, ante Competencia de la Comisión Europea, se suma a otras vías legales ya abiertas contra Lufthansa. El pasado julio, la Asociación de Agencias de Viajes y Touroperadores Europeos (ECTAA) denunció al grupo alemán ante la Dirección General de Movilidad y Transporte de la Comisión. En la misma instancia del Ejecutivo comunitario, también presentaron el pasado septiembre su propia denuncia los tres grandes sistemas de distribución global de reservas (Amadeus, Sabre y Travelport) y dos de los gigantes de las agencias de viajes (Expedia y Odigeo).