Más de 1.000 millones de euros en apenas dos semanas. Repsol sigue con su estrategia de desinversiones no estratégicas, y este miércoles se ha deshecho de un porcentaje de su negocio de gas canalizado, que irán a parar a Gas Natural Distribución y a Redexis.

Repsol acaba de formalizar este miércoles la venta de parte de su negocio de gas canalizado por 652 millones de euros. Tal y como ha anunciado la propia compañía petrolera en un comunicado público, la desinversión se hace en favor de Gas Natural Distrubución y Redexis Gas, que han adquirido estos activos considerados ya como “no estratégicos” por la entidad presidida por Antonio Brufau.

Con esta venta, Repsol sigue haciendo caja y supera ya los 1.000 millones de euros en ventas de participaciones y negocios no estratégicos (CLH, zonas de producción en Newfoundland…). Este mismo miércoles SABEMOS informaba de que a la mayor petrolera española le estaba resultando difícil digerir Talisman (petrolera canadiense adquirida por más de 8.000 millones de dólares), y que los inversores internacionales exigían por ello tanto un plan estratégico para los próximos cuatro años, así como un adelgazamiento de la estructura de la empresa.

Esta operación de venta de parte del gas canalizado supondrá una plusvalía de 367 millones de euros para Repsol, a falta de que se cumplan las correspondientes autorizaciones administrativas. A pesar de esta desinversión, la compañía sigue teniendo una fuerte presencia en el negocio del gas canalizado. De hecho, mantiene “una cartera de instalaciones de gas canalizado con capacidad de suministro para 141.535 clientes, de carácter regional, con los que continuará con su operativa habitual”, recalcan en su comunicado.

Récord de producción

La situación de Repsol desde que se decidió a adquirir Talisman (como respuesta a la pérdida de YPF) es posiblemente la más compleja de los últimos años. Y es que la forma de la compañía ha cambiado radicalmente, pasando de ser una firma en la que el refino era su negocio clave a tener una fuerte presencia en exploración y extracción de crudo. Precisamente este mayor peso relativo del negocio upstream en un momento en el que los precios del barril apenas rozan los 50 dólares han supuesto todo un desafío para Repsol, cuyos planes de negocio pasaban por un precio del barril un 60% más alto.

Pero lo que es innegable es que Repsol, al adquirir Talisman, ha ganado una enorme potencial de producción. Tanto que ésta se ha incrementado en un 97% en pocos meses, pasando de unos 355.000 barriles diarios a más de 700.000 actualmente. Y por lo que parece será una tendencia con visos de mantenerse o crecer, toda vez que las reservas confirmadas de la nueva Repsol son un 55% mayores desde la compra de la petrolera canadiense.