El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha defendido el proceso participativo del 9 de noviembre de 2014 y ha asegurado que en ningún momento actuó fuera de la ley: “Legalmente no desobedecí. Políticamente hubo una rebelión democrática: pusimos las urnas”.

En una entrevista en Catalunya Ràdio recogida por Europa Press, ha avanzado su estrategia para defenderse tras haber sido imputado, afirmando que aunque el Tribunal Constitucional suspendió el 9N, la Generalitat preguntó qué debía suspender y no obtuvo respuesta, de ahí que todo siguió hacia adelante: “Como no respondieron, no nos frenamos”.

Preguntado por las consecuencias que puede tener su imputación, ha afirmado que durante este proceso Cataluña podría llegar a la conclusión que no le interesa el actual “ordenamiento jurídico y decide cambiar de marco”, en alusión a la independencia.

Rajoy: “Es profundamente injusto” atribuir al Gobierno la imputación a Mas

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado este miércoles que es “falso” y “profundamente injusto” atribuir al Ejecutivo central la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) de imputar al presidente en funciones de la Generalitat por la consulta soberanista del 9N.

“Aquí hay separación de poderes, el Gobierno no tiene nada que ver con las decisiones que adopta el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y lo único que hacemos como con cualquier otro tribunal es acatarlas y respetarlas”, ha insistido Rajoy en los pasillos del Congreso, citado por la agencia Efe.