El Ministerio de Fomento ha lanzado este miércoles el proceso para elegir a la primera empresa privada que entrará a competir con Renfe en transporte de viajeros en tren, con la publicación de una Orden Ministerial en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en la que se detallan las condiciones del concurso.

El Departamento que dirige Ana Pastor no podrá concluirlo dentro de la Legislatura, según los plazos que se fijan para esta selección, informa Europa Press.

Las empresas interesadas contarán con un periodo de tres meses para presentarse al concurso, una vez que éste se convoque oficialmente, y posteriormente Fomento cuenta con un máximo de otros dos meses para realizar la selección del nuevo operador.

Así lo establece la Orden Ministerial del Departamento que dirige Ana Pastor en la que se determinan los requisitos y condiciones de las empresas que quieran entrar en transporte de viajeros en tren, y los criterios para su selección.

Con la publicación de esta Orden en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de este miércoles arranca el proceso de apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren. El siguiente paso es publicar el concurso público.

No obstante, en virtud de los plazos establecidos, el proceso de selección del competidor de Renfe excederá de este año y, por tanto, de la actual Legislatura.

En virtud del proyecto de liberalización gradual y progresiva diseñado por el Gobierno, en una primera fase de siete años se pretende elegir un sólo operador privado, que competirá con Renfe sólo en las líneas AVE y convencionales que componen el Corredor a Levante.

Entre las empresas privadas que están interesadas en entrar en el transporte de viajeros en tren y que ya cuentan con licencia de operador ferroviario figuran las constructoras ACS, Acciona, Ferrovial y Comsa, las compañías de transporte en autobús Alsa e Interbús, y el grupo Globalia.

Condiciones

La Orden Ministerial publicada hoy en el BOE, que marca el inicio del camino hacia la competencia en el tráfico de viajeros en tren, además de los plazos establece los requisitos que deben reunir las compañías interesadas en el negocio.

Así, deben contar con licencia ferroviaria y certificado de seguridad, pero no están obligadas a tener dispuestos todos los medios materiales (trenes) y personales en el momento de concurrir al concurso, sino que bastará con el “compromiso de obtenerlos” en caso de adjudicación. Fomento estima que “el interés público no requiere ese exorbitante esfuerzo económico”.

En cuanto a la valoración de las ofertas, el Ministerio otorgará al plan de negocio que presenten las compañías la mayor importancia (el 55% de la puntuación total de la oferta), con el fin de asegurarse de que “tiene voluntad de permanecer en el negocio de manera estable”.

Para la eventual elección del adjudicatario, la Orden establece que Fomento solicitará informes a distintas instancias y someterá el plan económico a un “comité de expertos”.

Según la normativa publicada en el BOE, el pliego de las condiciones del concurso incluirá penalizaciones para el caso de que el operador incumpla las condiciones con las que se adjudicó el contrato, además de supuestos de revocación del mismo.