Tras la llegada del AVE a Palencia y León, se espera que próximamente también Zamora, Burgos, Murcia, Castellón y Granada puedan contar con el servicio de Alta Velocidad.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, considera que la puesta en servicio de la nueva línea AVE a Palencia y León supone lanzar al mundo “un poderoso mensaje de España como país tan solidario, como innovador y vanguardista”, además de contribuir a generar un país “más y mejor vertebrado”.

Después de presidir la inauguración de la nueva línea de AVE, que cuenta con 162 kilómetros y que conecta las dos ciudades castellanas, Rajoy destacó que cada nueva línea constituye un “nuevo vector de crecimiento y empleo”.

El presidente aseguró además, que la nueva línea AVE beneficiará a una población potencial de once millones de ciudadanos de cuatro comunidades autónomas distintas, gracias a la mejora de los tiempos de viaje que la puesta en servicio del nuevo tramo supone no sólo para León y Palencia, sino también en las conexiones ferroviarias hacia Asturias, Cantabria y el País Vasco.

En su intervención, Rajoy aseguró asimismo que los beneficios de la Alta Velocidad se extenderán “muy pronto, en los próximos meses”, a otras ciudades de Castilla y León, como son Zamora y Burgos, y a Murcia, Castellón y Granada.

El presidente atribuyó durante su intervencion a la “rentabilidad económica y social” que generará la nueva línea AVE el hecho de que el Gobierno haya “priorizado” la inversión en su construcción “en tiempos en los que ha habido que extremar la prudencia en el gasto”. “Por ello, hemos priorizado una infraestructura como esta, cuyos costes se ven compensados por el enorme beneficio económico y social que trae consigo desde el primer día”, garantizó Rajoy. La nueva línea ha supuesto una inversión total de 1.620 millones de euros, de los que 1.200 millones han sido ejecutados por el actual Gobierno.