Es el estreno más visto de una serie española en Cuatro desde 2009. Su director la describe como un híbrido entre Walking Dead y Lost. ¿Superará las expectativas?

Adriana Ozores, Fele Martínez, Paco Tous, Malena Alterio, Carles Francino… La mitad de la plantilla de actores famosos de nuestro país participa en esta serie que estrenó ayer Cuatro con un 10,6% de audiencia (casi dos millones de espectadores). Fue el estreno más visto de una serie española en la cadena desde 2009.  

Su argumento es muy del género Z: Una terapia experimental provoca una epidemia peligrosa que las autoridades quieren erradicar a toda costa, por lo que los infectados y sus allegados emprenden una huida que les lleva a vivir situaciones límite. Este punto de partida, muy recurrente en la ficción anglosajona, es un arma de doble filo: A priori atrae a mucho público ansioso de zombies (público joven y no tan joven), pero este está tan acostumbrado a la producción yankee que cualquier diferencia técnica puede ser imperdonable.

 

 

 

 

 

 

 

Lo cierto es que a las producciones españolas que se salen del sota, caballo y rey nunca les faltan detractores (a veces con razón y a veces sin ella) y con Rabia no iba a ser diferente. Por supuesto, también hay quien hace críticas constructivas a la serie.

 

 

 

 

 

Pero a la vista de las encuestas tuiteras, parece que Rabia ha encontrado su público: