Pese al batacazo del PP en los comicios catalanes del pasado domingo, pocas voces críticas se han podido escuchar en las filas populares. Y es que los barones del partido han decidido cerrar filas con Mariano Rajoy y obviar el duro ataque que horas después de conocerse el resultado electoral lanzó José María Aznar a su sucesor. “Tu posición está seriamente comprometida”, avisó en un comunicado el presidente de honor al líder de los populares. El jefe del Ejecutivo aprovechó la reunión con los principales dirigentes del partido para contestar a Aznar. Sin citar a su antecesor, Rajoy subrayó que las catalanas no son extrapolables a las generales.

Ausente de la campaña catalana no por decisión suya, sino por el veto de la dirección del partido, Aznar se despachó ayer con un duro comunicado contra Rajoy. Y lo hizo tras escuchar la valoración que el jefe del Ejecutivo hizo de los resultados electorales en el palacio de la Moncloa y antes de que el Comité Ejecutivo de los populares se reuniese en la sede de la calle Génova.

La lectura que el ex presidente del Gobierno hace de los resultados electorales en Cataluña no deja lugar a dudas: “Para el PP es el peor escenario posible. Tu rival de la izquierda queda fortalecido, tu espacio queda mermado, los secesionistas van a continuar el proceso… Tu posición está seriamente comprometida”.

Para Aznar, lo ocurrido el domingo en Cataluña “ya es el quinto aviso –tras las elecciones europeas, andaluzas, autonómicas y municipales- y no se puede desoír”. “Es necesario –añade el antiguo jefe del Ejecutivo en el comunicado- emprender un proceso muy profundo de reflexión para extraer todas las consecuencias y ponerse a ello”.

En su análisis, el ex presidente del Gobierno apunta que el voto útil secesionista va a ir cada vez más en favor de los radicales y el de la izquierda tiende a desplazarse a favor del Partido Socialista. Mientras tanto, según Aznar, el resultado de Ciudadanos, unido al del PP, consolida el fraccionamiento del espacio de centro derecha a nivel nacional.

“Aznar ha errado en el momento elegido y en las formas”

Los barones del partido consultados por SABEMOS declinaron -por una vez- ponerse al lado de Aznar. Aunque están de acuerdo, en líneas generales, con el diagnóstico de la situación que realiza el ex presidente del Gobierno, creen que las críticas al actual líder de los populares no ayudan a que el PP pueda imponerse en las próximas elecciones generales.

“En esta ocasión, nuestro querido presidente de honor no ha acertado ni con el momento elegido y con las formas. El partido nunca ha obtenido buenos resultados en Cataluña. Tampoco los tuvo con Aznar. Cuando queda tan poco tiempo para los comicios legislativos, lo que necesita el partido es ofrecer una imagen de unidad. Hoy –por ayer- no era el día para un ataque tan duro”, comenta uno de esos dirigentes territoriales en conversación con este periódico digital.

En público, como era de esperar, el cierre de filas con Rajoy fue patente. Antes de empezar el cónclave popular, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, sostuvo que, en este momento, todo el mundo en el partido debe ser constructivo. “Las cosas las tenemos que decir dentro”, dijo Cifuentes en referencia a la reunión que minutos después se celebró en la sede de la calle Génova.

Por su parte, la presidenta de los populares vascos, Arantxa Quiroga, recalcó que no se puede hacer a Rajoy responsable del mal resultado del PP en Cataluña, sino, en todo caso, a la dirección del partido, que está tomando las decisiones que considera más adecuadas. A su juicio, lo que debe hacer el partido es entender las claves del batacazo y ser capaces de dar una respuesta a los ciudadanos de aquí a las generales.

Durante la reunión de la Ejecutiva, el presidente del partido quiso contestar a Aznar, aunque sin citarle expresamente. En este sentido, Rajoy pidió no extrapolar los resultados de las autonómicas catalanas a las elecciones generales, al tiempo que recordó cómo en 1999 el PP también logró 12 escaños en las elecciones catalanas y unos meses después, en las legislativas de 2000, el Partido Popular –que entonces presidía Aznar- logró una holgada mayoría absoluta.

La dirección del PP no quiere guerra con Aznar

Tras la reunión del Comité Ejecutivo, la dirección del partido decidió que quien diese cuenta a los medios de lo acontecido en el cónclave fuera María Dolores de Cospedal. Tal vez el motivo de dicha elección fue el hecho de que la secretaria general es una de las dirigentes del partido que mejor se llevan con el expresidente del Gobierno.

Cospedal, que hasta ayer llevaba más de nueve meses sin comparecer en rueda de prensa en la sede de la calle Génova, no quiso entrar en ningún momento en disputa con Aznar. Se limitó a recordar lo obvio (que “todos los militantes del partido tienen derecho a decir lo que consideren conveniente”), al tiempo que insistió –como Rajoy- en que las catalanas no son extrapolables a las generales.

Minutos después de la comparecencia de Cospedal, los estrategas de la calle Génova debieron pensar que no era suficiente con las explicaciones de la secretaria general. Así, algún portavoz del partido se puso en contacto con las agencias de noticias Efe y Europa Press para expresar el malestar que el comunicado de Aznar había producido tanto en Rajoy como en la dirección del PP.