Desde el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a los antisistema de la CUP. Todos los partidos políticos que se presentaron ayer a las elecciones, salvo la lista de Junts pel Sí , lo tienen claro: el independentismo ha salido derrotado en las urnas y Artur Mas es ya un cadáver político. Rajoy fue contundente al afirmar que los partidarios de la ruptura nunca tuvieron el respaldo de la ley y, ahora, tampoco cuentan con el respaldo de la mayoría de la sociedad catalana. Los antisistema de la CUP son de la misma opinión e incluso van más allá: el separatismo ha salido derrotado y ya no es posible la declaración unilateral de la independencia.

Rajoy quiso este lunes hacer balance de los resultados electorales como jefe del Gabinete y, por eso, compareció ante los periodistas en el palacio de la Moncloa. Antes de acudir a la reunión de la Ejecutiva del PP, el presidente del Gobierno se mostró dispuesto hablar de cualquier cosa con el nuevo Gobierno catalán, salvo de la unidad de España y de la liquidación de las leyes.

En este sentido, Rajoy hizo un llamamiento a quien conforme el próximo Ejecutivo de la Generalitat a trabajar para resolver los problemas reales de los ciudadanos, a cerrar la fractura social y a devolver a Cataluña a la senda de la convivencia normalizada y el respeto a la ley.

“En esa tarea, el Gobierno catalán encontrará toda la colaboración del Ejecutivo de la Nación, con lealtad y disposición al diálogo, pero siempre dentro de la ley. Con la misma firmeza con la que ofrezco colaboración afirmo que el Gobierno de España seguirá velando por que se respete el Estado de Derecho, la igualdad de todos los españoles y los derechos y libertades de todos“, declaró Rajoy.

LA CUP descarta por ahora la independencia

En el polo opuesto, los antisistema de la CUP también reconocen la derrota del secesionismo. El número uno de ese partido, Antonio Baños, admitió que los independentistas no han ganado el plebiscito que planteaban para las elecciones de ayer y, por ello, descartó por ahora una declaración unilateral de independencia, algo que defendía si había victoria secesionista en votos y escaños.

Además, la CUP quiso dejar claro que da por amortizado a Artur Mas. “El nuevo presidente de la Generalitat tiene que ser una persona que no se identifique con los recortes. El acuerdo entre Convergència y Esquerra no nos obliga a votar a favor de Artur Mas”, señalaron los dirigentes del partido en cuyas manos está ahora la llave de la gobernabilidad en Cataluña.

Ciudadanos pide la dimisión de Mas y nuevas elecciones

Por su parte, Inés Arrimadas, cabeza de lista de la segunda fuerza en el Parlamento catalán –Ciudadanos-, afirmó que, tras los resultados del 27-S, Artur Mas debe dimitir y convocar nuevas elecciones. Además, anunció que hoy mismo llamará a todos los líderes no nacionalistas y, también, al número uno de Junts pel Sí, Raúl Romeva, a quien intentará hacer entender que el presidente de la Generalitat ha perdido su plebiscito y que ahora se abre una nueva etapa.

No es de la misma opinión el secretario general del PSOE. Pedro Sánchez recalcó que los catalanes necesitan estabilidad y no más elecciones. Dicho esto, el líder socialista descartó que su partido tenga intención de sumarse a un pacto de las fuerzas no soberanistas porque, según aseguró, la sociedad catalana no necesita gobiernos de frentes, sino construir la convivencia y restañar las heridas y fracturas abiertas en los últimos años. Además, Pedro Sánchez pidió a Junts pel Si que no caiga en la enorme irresponsabilidad de echarse en los brazos de un partido antisistema como es la CUP.

Por su parte, el líder de la coalición de izquierdas Catalunya sí que es Pot, Lluís Rabell, fue tajante al asegurar que su candidatura –integrada por Podemos, Iniciativa y Equo- no apoyará a Convergència y Esquerra para hacer presidente a Mas. “Que cada palo aguante su vela”, concluyó Rabell.

El presidente de la Generalitat se aferra al cargo

Mientras tanto, el presidente de la Generalitat y número 4 de Junts pel Sí tendió la mano a la CUP para negociar la hoja de ruta hacia la independencia, pero –eso sí- él es candidato a la Presidencia y esto no cambiará pese a que la candidatura que encabeza Antonio Baños no lo vea claro. “Entre los acuerdos que tiene Junts pel sí, uno de ellos es que se me propondrá como candidato a la Presidencia de la Generalitat. No hay nada más que añadir”, afirmó en rueda de prensa desde el Born Centre Cultural junto con los miembros más destacado de la candidatura, informa la agencia de noticias Europa Press.

Mas ha expuesto que han sido unas elecciones plebiscitarias y que por lo tanto quien será el presidente ahora no es lo trascendental, sino que lo importante es saber si hay una mayoría absoluta de diputados que quieren declararar la independencia.