La petrolera Shell ha decidido suspender la exploración de crudo y gas en las costas de Alaska debido a unos resultados “decepcionantes” en un importante pozo del mar de Chukotka, según informó hoy la empresa.

En un comunicado remitido a la Bolsa de Valores de Londres, y recogido por la agencia Efe, Shell señala que ha decidido suspender por el momento sus trabajos en la zona pues no ha hallado suficientes reservas de petróleo y gas en el pozo Burger J como para garantizar una mayor exploración. La empresa ha invertido unos 4,5 millones de libras (5,8 millones de euros) en las costas del Ártico.

“Shell continúa considerando el potencial de una importante exploración en la cuenca, y es posible que la zona sea finalmente de importancia estratégica para Alaska y Estados Unidos”, señaló el presidente de Shell USA, Marvin Odum. “No obstante, esto es un resultado claramente decepcionante en esta parte de la cuenca”, añadió.

Shell resaltó que la zona en la que trabajaba era del tamaño del Golfo de México y no está lo suficientemente explorada. El pozo será sellado y abandonado, como lo establecen las regulaciones de EEUU, precisa la nota de Shell.

Los grupos defensores del medioambiente habían expresado su preocupación y oposición a los trabajos que realizaba Shell en el Ártico y alertaron de que la actividad de la empresa podía poner en peligro a los osos polares y las focas. En el verano, varios activistas trataron en kayaks, pero sin éxito, de bloquear las embarcaciones de Shell que se dirigían desde Seattle, en el noroeste de EEUU, al Ártico.