Fractura total en Podemos Valladolid. El enfrentamiento entre la formación original y los cargos electos, que lograron entrar en el Ayuntamiento y la Diputación Provincial con la denominación de Sí se Puede Valladolid, ha tomado aún mayores dimensiones tras una consulta asamblearia a propuesta del partido que ha respaldado a los representantes en las instituciones y apenas deja margen de operatividad al Consejo Ciudadano Municipal, más cuestionado que nunca.

Esta situación ha supuesto en la práctica la fragmentación de Podemos Valladolid con respecto al grupo de Podemos Castilla y León que sí se presentó a las elecciones autonómicas con el nombre original y consiguió buenos resultados con diez procuradores en el arco parlamentario. El conflicto enfrenta a dos maneras de entender la política, aseguran desde el Consejo Municipal de Podemos Valladolid.

Esta polémica ha surgido tras la denuncia de Podemos a sus propios representantes en las instituciones que, aseguran, en su momento aceptaron lo que calificaron como prebendas y se alinearon en una forma de hacer política que no comparten cuando accedieron a “entradas para eventos culturales y deportivos o invitaciones a palcos de honor”. Y, por supuesto, también se habla de falta de transparencia fundamentalmente ligada a los salarios que perciben los tres concejales de Sí se Puede Valladolid en el Ayuntamiento, determinantes a la hora de decantar el cambio político en la ciudad con su apoyo en la investidura al socialista Óscar Puente, y el único miembro que esta formación tiene en la Diputación Provincial. Todas estas cuestiones no encajan en el ideario de Podemos, según sus portavoces en la agria disputa con estos cargos electos conseguidos en las últimas elecciones municipales.

Consulta contradictoria

Podemos Castilla y León ha desautorizado al Consejo Municipal de Podemos en Valladolid. Fractura total, porque apoya sin fisuras al grupo de Sí se Puede y no comparte la consulta que ha finalizado este lunes con dos preguntas bien concretas a sus seguidores: “¿Apoyas la decisión que ha tomado por mayoría el Consejo Ciudadano Municipal de desvincularse del grupo municipal y provincial Sí se puede Valladolid?” y “¿El Consejo Ciudadano Municipal de Valladolid debe continuar en el ejercicio de sus funciones?”. Todo ello en un ambiente rupturista porque los grupos municipales y provincial de Sí Se Puede Valladolid defienden la actuación que han mantenido hasta ahora en su papel de representantes en las diferentes instituciones y acusan a Podemos, en concreto a su Comité Ciudadano Municipal, de “falta de diálogo” y no “estar a la altura de las circunstancias políticas”.

Los resultados han dejado en una delicada situación política a la directiva de Podemos que, a través de su secretario provincial Daniel García, planteó ambas cuestiones en contra de la directiva regional y, a la vista de los resultados, de una parte importancia de la militancia.

A la primera cuestión sobre la desvinculación de Podemos de Sí se Puede Valladolid, la respuesta ha sido clara al emitirse un total de 388 votos (uno en blanco), con 178 votos a favor del Sí (45,88%) y 200 respaldando a Sí se Puede (51,55%). El resto fueron abstenciones “En Podemos son las personas las que deciden y ello demuestra que, al contrario de lo que ocurre en otros partidos, donde las críticas y las disputas internas se ocultan a la ciudadanía en pro de intereses privados o del resultado de las futuras citas electorales, en Podemos los mecanismos de control funcionan. Esperamos que el Consejo Ciudadano de Valladolid y su secretario general tomen nota de esta decisión de la Asamblea y sobre las consecuencias que de ello se derivan. Nuestros concejales seguirán siendo los ojos, los oídos y la voz de la ciudadanía en las instituciones y continuarán trabajando con, para y por la gente. De este modo, la ciudadanía reconoce a Podemos dentro de Sí Se Puede, apoyada desde sus inicios por el partido morado, Ganemos”, aseguraban los representantes de la marca blanca que, sin embargo, perdieron por un solo voto en el segundo planteamiento más directamente ligado a la continuidad del Consejo Ciudadano: se recibieron 387 votos con 188 a favor del Sí, 187 votaron No con 12 abstenciones y dos votos en blanco.

Sin el respaldo de la directiva regional y enfrentado al grupo Sí se Puede, el proyecto de Podemos en Valladolid se tambalea apenas cien días después de ponerse en funcionamiento con una entrada en las instituciones que, a la postre, han servido para escenificar la división del grupo político.