Los sindicatos han convocado tres jornadas de huelga en Vodafone y Ono para este lunes, y para mañana y pasado en respuesta al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 1.159 trabajadores, según fuentes sindicales.

Además, según precisaron las mismas fuentes citadas por la agencia Europa Press, este lunes se va a celebrar una nueva reunión entre las organizaciones sindicales y la dirección de ambas compañías.

CC.OO. ha reiterado que se trata de un expediente “sin causas justificadas” y que solamente se puede “hablar de prejubilaciones y voluntariedad, acometiendo un plan de empleo posterior que impida los posibles despidos forzosos, con un planteamiento racional, basado en hechos”.

En una reunión celebrada el pasado jueves, la empresa planteó un acuerdo global que incluya el ERE para 1.159 personas y mejorar las condiciones de convenio para los trabajadores no afectados por los expedientes.

En opinión de CC.OO., se está desvirtuando la negociación y, por tanto, su resultado, al incluir el marco laboral dentro de la misma. “Las condiciones puestas sobre la mesa no pueden ser valoradas por ningún sindicato con responsabilidad social, mientras la empresa no dé un giro radical a sus planteamientos iniciales. No se puede hablar de condiciones laborales y proponer un acuerdo global para comprar voluntades”, ha afirmado el sindicato.

En concreto, la última propuesta de la empresa incluye indemnizaciones de 35 días (hasta RD febrero 2012) o 33 días (desde reforma laboral) con un límite de 20 mensualidades. El periodo de adscripción a las bajas voluntarias se amplía una semana más, hasta el 15 de octubre.

Además, no habrá salidas forzosas hasta el 1 de enero de 2016 para tener tiempo de llevar a cabo recolocaciones con las que suplir las vacantes de puestos que se produjeran con las voluntariedades de las áreas indicadas.

Asimismo, la empresa propuso que las prejubilaciones bajaran a 56 años y una revisión salarial para el año que viene del 1% condicionado a que los ingresos no decrezcan más de un 4% y el Ebitda no lo haga más de un 2%. El resto de años, en función del presupuesto fijado y mismos condicionantes.