La polémica del día la protagonizan dos tuiteras muy diferentes y muy admiradas. La discusión versa sobre feminismo: ¿hay mujeres que pretenden imponerlo?

Clara Grima es una matemática que ha aumentado su popularidad al aparecer en programas como Orbita Laika y en distintas iniciativas científicas de la red (es la primera del vídeo #YoEstoyListo del que hablamos hace unos días). La otra protagonista de la discordia es Barbijaputa, una bloguera-tuitera que escribe en El Diario, casi siempre de feminismo y a veces de política, de la que no sabemos mucho más pues siempre ha ocultado su identidad en la red. Bueno, sí, que pertenece al star system tuitero español con 186 mil seguidores y unos cuantos trols. Clara es famosa pero no tanto (casi 16.000 seguidores y ningún trol a simple vista).

Clara publicó hace dos días un artículo donde compara la nueva oleada de feministas (o una parte de ella) con las monjas que antes le recriminaban constantemente cuando no hacía lo que, según ellas, correspondía. El artículo empieza así “He descubierto esta mañana que vuelvo a sentir, en algún sentido, ese miedo al pellizco de monja por no ser lo suficientemente feminista” y acaba diciendo “no soy feminista porque no puedo odiar a los hombres”, la frase que más ha contribuido a crear la polémica de la que estamos hablando. Por en medio, dice que “no es solo una, son muchas, pero en los últimos tiempos, al menos en mi entorno de redes sociales, la que se gana el puesto de madre superiora del convento es una a la que yo llamo Sor Feminismo”.  

 

La barbi tuitera se dio por aludida (parece que con razón pues la otra implicada no ha negado que fuera ella quien inspiró el artículo) y ha publicado otro artículo en respuesta al de Clara con la intención, más que de defenderse de la acusación de feminazi, de “intentar amortiguar, en la medida de lo posible, el desprestigio que supone para la lucha feminista que una mujer influyente como Clara Grima la ridiculice o minusvalore”. Obviamente lo primero que contradice es que las feministas odien a los hombres: “Odiar a los hombres se llama misandria, no feminismo. El feminismo es un movimiento que aboga por la igualdad, y eso pasa necesariamente por luchar contra las discriminaciones y señalar los micromachismos y actitudes machistas que todos tenemos”.

 

 

 

Y con estos ingredientes se ha creado la típica escena donde la gente se empieza a agolpar para ver cómo dos personas se pelean. Algunos jalean y meten cizaña, otros se burlan, otras aprovechan para debatir sobre el feminismo y sus formas; también hay quien hace apuestas, quien anima a “la de su equipo”, quien suelta perlas simplistas y se va por donde ha venido… Y entre todos y todas han coronado a Sor Feminista como Trending Topic.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Lo mejor? Que de una manera u otra el feminismo es hoy más visible que nunca y que gracias a esta polémica mucha gente conocerá a dos mujeres que, al menos a través de la pantalla, parecen estupendas. Aunque tengan distintas percepciones del feminismo.