La formación naranja apela al voto útil para que los no independentistas se concentren en torno a la candidatura de Inés Arrimadas. Estudios internos apuntan a que siguen al alza, comienzan a arrebatar apoyos a Junts pel Sí y obtendrán entre 17 y 27 diputados el domingo.

Como mínimo duplicar y como máximo triplicar su actual representación en la Cámara catalana. Ese es el escenario con que trabaja Ciudadanos ante las elecciones autonómicas del domingo. La formación que preside Albert Rivera cree que ha logrado colocarse como la principal referencia del unionismo y que el hecho de vender “un proyecto ilusionante y regenerador” junto a su cerrada defensa del orden constitucional ha elevado sus expectativas durante la campaña. Eso y no haber pactado nunca con los nacionalistas son los grandes valores añadidos que presentan al electorado frente a las otras fuerzas no secesionistas, como PSC, PP o Unió. Los estudios internos que manejan ratifican el éxito de la estrategia.

“Ya no se publican pero sigue habiendo encuestas y se está detectando que cada vez nos estamos acercando más a la victoria, que Ciudadanos sigue creciendo y que puede haber una mayoría de catalanes que diga no a Artur Mas” el 27-S, señaló ayer Rivera. Durante un desayuno informativo ofrecido en Madrid junto a su candidata a la Generalitat, Inés Arrimadas, el líder de la formación naranja destacó que “con una participación masiva y con Ciudadanos capitalizando y concentrando todo el voto útil” del unionismo, la candidatura de CDC y ERC puede llevarse el gran disgusto.

C’s se desmarca de PSC y PP vendiendo junto al unionismo “un proyecto regenerador” y destacando que jamás se entendieron con CiU y ERC

Fuentes de la Ejecutiva y de la dirección de campaña confirmaron después a SABEMOS que efectivamente “los muestreos y estudios cualitativos” que vienen realizando los últimos días reflejan un repunte de Ciudadanos, que incluso estaría arrebatando votos a Junts pel Sí. Este movimiento entre bloques supone un salto cualitativo para el partido, que ya no solo crece a costa de otras formaciones constitucionalistas o movilizando a abstencionistas, sino que también resta potenciales votantes a Mas, el gran rival.

En el año 2012 Rivera logró 275.000 votos y 9 escaños, el triple de lo conseguido en 2010. El reto ahora es triplicar de nuevo para convertirse en segunda fuerza y poder liderar una alternativa al independentismo. Aunque el discurso oficial sea que “no tenemos techo, como tampoco tenemos suelo”, lo cierto es que la mejor de sus previsiones les otorga 27 escaños. Si Junts pel Sí y la CUP no sumaran 68 se abrirían escenarios alternativos al de la investidura de Mas, con posibilidades de que se formara un frente de izquierdas o de que C’s intentara la cuadratura del círculo de poner de acuerdo al resto de partidos.

Segundos en todas las encuestas

La candidatura de confluencia de Podemos, ICV y EUiA, así como el PSC, ya han mostrado sus reticencias a entenderse con Ciudadanos, pese a lo cual Arrimadas mantiene su actitud posibilista porque se dice la única capaz de “dialogar con todos”. Ella cultivará hasta el final “el arte de hacer posible las cosas que son difíciles”, aseguró en su penúltimo mitin de campaña, ayer en Mataró. Conversaciones con los posibles aliados aún no hay, informan desde el partido, al margen de la respuesta que se dio a los cinco puntos -“generalidades basadas en propuestas ya defendidas por nosotros”- planteados por el candidato del PP, Xavier García Albiol. La hipotética negociación se deja para después de la jornada electoral.

“Nos ha venido muy bien cerrar la primera semana de campaña con todas las encuestas colocándonos en la segunda posición”, razonan las mismas fuentes. Ese escaparate es inmejorable para apelar al voto útil, el gran mensaje difundido estos últimos días. Los sondeos publicados el domingo y el lunes daban a Ciudadanos mayor intención de voto que a Catalunya Sí que es Pot y el PSC, los dos proyectos que podrían disputarle esa segunda posición.

La irregular campaña de Lluís Rabell, el candidato de Podemos e ICV, no estaría afectando a la movilización, que en la formación naranja esperan que sea la más alta de la historia en unas autonómicas. Hasta ahora el techo está fijado en las últimas, las de 2012, cuando el debate soberanista ya estaba en boga y llevó a las urnas al 68% de los electores. Todavía mayor es la media de participación en las generales -71,59%-, la meta que se fijan los constitucionalistas para frustrar una mayoría absoluta del secesionismo.

“Como participe el 75% les vamos a ganar el partido”, proclamó ayer Rivera en Mataró. También allí repitió otro de los mensajes lanzados en Madrid por la mañana: Arrimadas está haciendo “la mejor campaña” en los diez años de historia del partido, motivo por el cual puede soñarse con “ganar” al independentismo.

Arrimadas, “mejor” que Rivera

Esas loas a la candidata -el líder de Ciudadanos últimamente incluso repite que es “mejor” que él, “más organizada, se sabe mejor el programa”– persigue el objetivo de combatir uno de los lastres con que iniciaron la campaña: Arrimadas era desconocida para la mayoría de catalanes. El partido se puso manos a la obra, le organizó actos mañana y tarde, encuentros con actores sociales, entrevistas por doquier y elaboró tres nuevos vídeos electorales con su figura como protagonista.

El primero está íntegramente dedicado a explicar quién es y qué se propone la política de origen andaluz. Se proyecta en cada mitin electoral, justo antes de que ella tome la palabra. El segundo lo protagoniza Rivera, el gran activo del partido, el político mejor valorado por los españoles y el que aparece en todos los carteles naranjas pese a no ir en las listas del 27-S. En ese spot el presidente de Ciudadanos explica los motivos por los que votará a Arrimadas el domingo y anima a los “indecisos” a hacer lo mismo. 

El tercero se difundió ayer mismo y recopila imágenes de la actividad que la cabeza de cartel desarrolló el viernes pasado. Titulado Un día de campaña con Inés Arrimadas, trata de acercar un poco más su figura al electorado. Estas piezas son el último reflejo de la hiperactividad que desarrolla el partido en este aspecto. Un trabajo que está ganando en reconocimiento internacional, como muestran las tres nominaciones a los premios REED Latino -considerados los Oscar de la consultoría política hispanoamericana- cosechadas esta misma semana.

Con esa estrategia comunicativa de ‘lluvia fina’ y las apelaciones finales al siempre efectivo voto útil, Ciudadanos confía en lograr “entre 23 y 25 escaños”, quedándose cerca del mejor escenario previsto. Los 600.000 votos estimados por el CIS preelectoral, considerados una bendita “barbaridad” por Rivera, se quedarían así cortos. “Las encuestas o los trackings se siguen haciendo”, insistió en el mitin vespertino, y apuntan a que se alcanzará un resultado que en condiciones normales -con Mas y Junqueras concurriendo por separado- les hubiera permitido luchar por el primer puesto el domingo.