El número dos de Ciudadanos en Barcelona considera que el PSOE, el PP y Podemos apoyarán a un eventual Gobierno de Arrimadas para no perder fuerza de cara a los comicios legislativos de diciembre.

Las elecciones de este domingo en Cataluña son el último test para calcular el empuje de Ciudadanos antes de las elecciones generales. Todas las encuestas revelan que este joven partido de apenas diez años podría erigirse como líder de la oposición en pleno debate soberanista. La formación catalana, liderada ahora por la jerezana Inés Arrimadas, está convencida de que puede formar un Gobierno alternativo al independentismo que abogue por la continuidad de Cataluña en España y en Europa. SABEMOS entrevista al número dos de la lista por Barcelona, el abogado Carlos Carrizosa, diputado en el Parlament hasta el momento y miembro del comité ejecutivo del partido desde el año 2011. Según Carrizosa, un eventual Gobierno de Ciudadanos es viable porque el PSOE, el PP y Podemos no se pueden permitir favorecer a las listas independentistas si quieren tener opciones en las elecciones generales.

¿Las elecciones de este domingo son plebiscitarias?

No, son unas elecciones autonómicas en las que nos jugamos mucho, nada más y nada menos que desalojar una forma de hacer política que hemos padecido durante todos los años de democracia, pero también que deje de estar en el centro del debate político la relación entre Cataluña y España, porque si ganamos esperamos que en el centro estén las necesidades de las personas. Por eso es necesario votar, es muy importante ganar y que la gente se movilice.

¿Es normal que un expresidente francés venga a unas elecciones autonómicas?

Según tengo entendido Nicolas Sarkozy ha venido a apoyar a un candidato, el del PP. Si yo hubiera de diseñar la campaña del PP la haría muy distinta. No veo normal que el presidente Rajoy no sepa responder a según qué preguntas, que el ministro de Asuntos Exteriores diga que va a un debate como afiliado del PP, ni que un candidato autonómico presente una reforma del Tribunal Constitucional.

En la campaña parece que hayan ido suavizando su mensaje, acusando de inmovilismo a Rajoy y haciendo un guiño al diálogo con los independentistas. ¿Por qué?

Me gusta que me haga esta pregunta. Ciudadanos dice ahora lo mismo que decía en el año 2006 y dice lo mismo en Barcelona que en Sevilla. Lo que hemos dicho siempre es que si existe una reforma constitucional no va a ser para contentar a quien nunca va a estar contento. Nosotros hemos dicho mil veces que no vamos a pactar con quienes quieren romper España y las reglas del juego democrático. Pero también criticamos la forma de hacer política del Gobierno, que ha agravado la situación por carecer de liderazgo y de sentido de Estado. Ha sido un Gobierno incapaz de concitar cierto apoyo en los medios de comunicación en Cataluña, de explicar todas las mentiras que el nacionalismo ha utilizado durante todos estos años, y parece que las castañas del fuego se las hayan tenido que sacar otros líderes internacionales. Cuando Mas daba una rueda de prensa en cuatro idiomas para explicar la independencia, la Moncloa sacaba una nota en su página web. Criticamos la incapacidad del Gobierno de hacer política, pero ellos cumplen las leyes y Artur Mas no. Por esto estamos al lado del Gobierno y de todos aquellos que quieran cumplir las leyes.

¿Qué hubiesen contestado a la pregunta de Carlos Alsina que no supo contestar el presidente Rajoy?

Lo primero que se debe contestar es que si los separatistas están liando tanto follón para luego decir que no va a pasar nada porque si conservamos la nacionalidad española seguimos siendo miembros de la Unión Europea, es ridículo. ¿Entonces para qué estamos haciendo todo este lío? Y segundo, se explica muy fácilmente que la doble nacionalidad es excepcional en el derecho internacional y que si uno abraza una nacionalidad nueva y extranjera como sería la nacionalidad catalana el estado español no tiene por qué conservar la nacionalidad de una persona qué ha abrazado otra.

Es lo que dice la ley, ¿no?

¡No! Dice que nadie podrá ser privado de su nacionalidad, no se puede dejar a un español de origen apátrida. Pero si un español abraza otra nacionalidad, puedes negarte a darle la doble nacionalidad y decirle a este señor que escoja entre una y otra. 

A la vista de las encuestas, ¿cree que la táctica de que todos los poderes fácticos hayan entrado en un debate puramente político ha sido contraproducente?

No, en absoluto. La pregunta sería si es lícito que el separatismo esté escondiendo las consecuencias de la separación. ¿Es lícito que en el debate no podamos hablar de qué ocurrirá con los bancos si deja de ser un país de la UE y quedase fuera del euro? ¿Es lícito que tengamos que silenciar las consecuencias? Eso a mí me parece una estafa política.

¿Es lícito que la religión entre en el debate político y se pida orar por la unidad de España?

Nosotros somos un partido laico y creemos que a Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César. No creo que sea de recibo que se invite a orar ni por una opción independentista ni por la otra. Pero doctores tiene la Iglesia y ellos sabrán si deben pastorear así a su rebaño. Yo, como político me siento bastante ajeno a estas recomendaciones. Sin embargo, la religión ha entrado hace mucho tiempo en política en Cataluña porque el nacionalismo parece una religión para muchos, está extramuros de la razón, es una creencia, es un sentimiento. Es como ser del Barça o del Real Madrid. Hay quien lo profesa de forma irracional, le da igual las consecuencias racionales.

Y si las encuestas tienen razón y Junts pel Sí y la CUP consiguen unos 70 escaños, ¿qué tipo de oposición hará Ciudadanos?

Estoy convencido de que eso no va a ocurrir. Si eso ocurriese, quiero pensar que ni que saquen 70 ni 80 ni 90 ni 100 escaños, tienen que cumplir la ley. Si sacan 100 tendrán la ventaja de que pueden modificar el Estatut porque tienen los diputados suficientes. Si sacan 70 ni eso, y la mayoría más absoluta y más amplia no faculta a nadie para incumplir las leyes.

Pero si siguen adelante con el programa, ¿cuál será el papel de Ciudadanos en la oposición?

El que deriva de unas elecciones autonómicas, hacer una oposición en un órgano legislativo, y que en su labor de Gobierno debe respetar la ley. En la medida en que no la respete, nosotros denunciaremos, invocaremos a las instituciones para que funcionen y haremos lo que tengamos que hacer. Las reglas del juego las tenemos clarísimas, no jugaremos un partido en el que veamos que se hacen entradas prohibidas sin exigir que el árbitro intervenga. 

Ciudadanos plantea liderar un Gobierno alternativo al independentismo. ¿Es viable imaginar un Gobierno liderado por Ciudadanos pero acompañado de figuras tan dispares como el PPC, el PSC, Catalunya Sí Que Es Pot o Unió?

No solo en Cataluña, sino que en el resto de España se plantearán políticas de pactos y de diálogo, más todavía si en un futuro se decide que hay que modificar la Constitución. En Cataluña nosotros pretendemos poder liderar un Gobierno si tenemos la fuerza suficiente. Lo preferible es que el Gobierno sea de Ciudadanos y rindamos cuenta ante el Parlamento. Si en los pactos que se pudieran hacer existe la posibilidad de que otra fuerza entre en el Gobierno se verá, pero no le puedo adelantar qué fuerza será ni en qué condiciones, porque no hemos visto como queda el mapa político y sería aventurado. 

El resto no parecen muy predispuestos.

No le oculto que pensamos que el partido socialista, aunque hayan manifestado en alguna ocasión reticencias, se juega después unas generales y no sé cómo van a explicar en el resto de España que no apoyan un partido constitucionalista en Cataluña. Pedro Sánchez tendrá graves problemas si su partido aquí prefiere apoyar un partido separatista o cualquier otro invento. El PP no digamos. Y sobre Podemos, también le digo que Pablo Iglesias si pretende tener cualquier tipo de expectativa como estadista en España no puede permitir que su primer pinito importante en la política española sea favorecer una separación de Cataluña.

Su candidato, Lluís Rabell, ha dicho que “en su vida” pactaría con Ciudadanos. Parece difícil que este partido en concreto pueda llegar a investir a Inés Arrimadas.

Yo también veo muy difícil que este partido dé apoyo a un partido que pretenda declarar la independencia de Cataluña. Aunque ciertamente Rabell es independentista y parte de los miembros de la candidatura también lo son. Garantía no tenemos ninguna, por eso pedimos el voto para nosotros.

Fueron muy críticos con la retransmisión de la Diada en TV3, luego actuó la Junta Electoral y acabaron retransmitiendo su mítin, junto con el de otros partidos, con una cifra de audiencia mísera. ¿Qué opina de que al final la cifra de audiencia haya sido la más baja de la historia en un domingo?

Primero, me parece muy grave que hubiera que obligar a TV3 por la vía de la Junta Electoral a que respetase la proporcionalidad entre los partidos y que dedicase un tiempo tan exagerado a una de las candidaturas. Tampoco es normal que personas favorables a Junts pel Sí estuviesen abogando para que la gente apagase la televisión en los momentos de compensación a las candidaturas. Si gobierna Ciudadanos este tipo de parcialidad en los medios de comunicación públicos se acabará para siempre. Proponemos la desaparición del CAC, la despolitización de los consejos de administración de los entes públicos y su tecnificación y que se establezcan garantías para respetar la neutralidad.

Es difícil que un medio autonómico como es TV3 sea líder de audiencia. ¿Abogarían por recortar una televisión líder en informativos y con tanta producción propia?

Coincido en que la televisión autonómica catalana es muy buena y tiene unos informativos técnicamente de calidad, sin nombrar que a nuestro juicio están muy politizados y dirigidos por el poder. Que existen unos programas de producción propia, no tantos como quisiéramos, buenísimos y que los profesionales son también buenísimos. Pero tenemos seis canales de esta televisión y nos cuestan 250 millones de euros. Es la televisión autonómica más cara pero con mucha diferencia. No se trata de suprimir TV3, pero tenemos que estudiar la forma de que sea más viable. No para que la Generalitat invierta ese dinero en comprar tapices, sino para aquellas cosas que interesan a los ciudadanos, que es tener mejores aulas, que abran quirófanos por la tarde o que los niños tengan libros gratuitos en la escuela. 

En las generales, si Ciudadanos llega a formar parte de un futuro Gobierno de España, ¿aceptaría un referéndum bajo alguna circunstancia?

Quien quiera un referéndum que se lo curre. Yo no lo necesito, mi programa es servir a los ciudadanos en las cosas que les importan, arreglando el paro, la economía y la política. A quien le parezca que el problema es un referéndum debe ir al Congreso, convencer a todos, hacer una reforma constitucional, introducir lo que se quiera, y si la mayoría de fuerzas de España están de acuerdo en hacer un referéndum en el que votemos todos los españoles, puesto que a todos nos afecta, adelante. Y si entre todos decidimos variar las fronteras y dividir el territorio español, lo decidimos entre todos.

¿Por qué en las imágenes electorales siempre aparece Albert Rivera cuando no está en las listas?

Porque es el presidente del partido, ha sido el presidente de nuestro grupo parlamentario durante todo el tiempo. Además, hemos querido comunicar al electorado que estas elecciones son muy importantes para Cataluña porque tenemos que sacar muy buenos resultados aquí para ganar al separatismo, pero con esto solo no arreglaremos el problema. El problema se va a arreglar haciendo política desde el resto de España, yendo al Congreso y siendo fuertes allí también. Pinta mucho y es muy necesario y conveniente que en Cataluña se vea eso: voten ustedes ahora, pero es que yo les pediré el voto dentro de tres meses porque estamos en lo mismo.

¿Y no es porque Inés Arrimadas quizás no es conocida para todos los catalanes, como decían algunas encuestas?

Nuestra marca es muy conocida, y nuestra candidata está muy bien valorada, ha demostrado su valía, ha gustado y gusta. Qué mejor político, el mejor valorado en España (Albert Rivera) para que sea quien presente a nuestra candidata.