El grupo BFA-Bankia ha vendido una cartera de crédito por un importe total de 1.206 millones de euros vinculada al sector inmobiliario. Según ha informado la entidad en un comunicado, de esa cantidad, 986,8 millones tienen garantía real.

El grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri ha indicado que la operación permite reducir el saldo de créditos dudosos de Bankia en 876,5 millones y el de BFA en menos de dos millones.

El proceso de venta se ha desarrollado a través de un proceso competitivo entre inversores institucionales y entidades financieras en el que Bankia ha recibido el asesoramiento financiero de KPMG y el legal de Baker&McKenzie.

La adjudicación de la transacción se ha producido a dos entidades: Chenavari Investment Managers, que ha contado con el asesoramiento legal de Ashurst y el financiero, así como los servicios de gestión, de Copernicus, y, por otra parte, de Oaktree Capital Management, asesorados legalmente por Cuatrecasas y financieramente por Finsolutia e Hipoges.