El líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch, se ha disculpado hoy por haber colgado ayer una bandera estelada en el balcón del edificio consistorial y haber desencadenado “una serie de reacciones que han acabado creando un considerable revuelo”, en alusión a la “guerra de banderas” a que dio lugar.

En un comunicado recogido por la agencia Efe, Bosch señala: “Me sabe mal todo lo que ha pasado, y habiendo reflexionado sobre mi acto, debo reconocer que no estuve acertado. Seguro que no era el momento ni era el gesto que hacía falta”.

“Por eso -añade el edil- quiero presentar mis disculpas a todos los que se hayan podido sentir heridos u ofendidos, los que hayan encontrado el hecho poco oportuno y, sobre todo, a los miles de personas que hace días que trabajan en el objetivo más noble que nos hemos marcado como pueblo, y que ahora hayan podido sentirse perjudicados”.

Los hechos ocurrieron ayer al mediodía, en el día de la Mercè, patrona de la capital catalana, cuando la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, los concejales del consistorio y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, salieron al balcón para presenciar los festejos tradicionales de la ciudad en la plaza Sant Jaume.

En ese momento, el concejal de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Coronas, colgó una bandera independentista del balcón, con la colaboración del presidente del grupo municipal de ERC, Alfred Bosch.

Tras pedir sin éxito su retirada, el líder del PP en el consistorio, Alberto Fernández Díaz, reaccionó colocando a su vez una bandera española en el balcón, si bien tuvo que forcejear con el teniente de alcalde y mano derecha de Colau, Gerardo Pisarello, que intentó impedirlo por unos instantes.

En su comunicado, Alfred Bosch reitera que “a cualquier persona que haya molestado el gesto o la situación que se creó a raíz de este hecho no puedo más que disculparme”.

“Quiero a Barcelona y quiero a Cataluña. Nada más lejos de mi ánimo que hacer daño a mi ciudad o a mi país, y mucho menos a ninguna persona sea de donde sea, venga de donde venga, piense lo que piense. Soy el único responsable de los hechos, asumo la responsabilidad y os pido las más sinceras disculpas”, concluye Bosch en la nota pública.