El gigante ‘low cost’ pretende devolver a sus accionistas los 398 millones de euros que obtuvo con la venta de su 29,8% en su rival irlandés en IAG. El pago se realizará en acciones de clase B (con derecho a dividendo pero sin derecho a voto) antes de que acabe el año.

Ryanair se prepara para un año histórico. La compañía de bajo coste revisó al alza su previsión de beneficios y ahora espera ganar un récord de 1.200 millones de euros, las reservas no dejan de crecer, el petróleo sigue barato… y además se ha encontrado con un ingreso excepcional de 398 millones de euros por la venta a IAG de la participación que tenía en su rival irlandés Aer Lingus. Y de la buena marcha se van a beneficiar sus accionistas.

La aerolínea ‘low cost’ pretende repartir esos casi 400 millones de euros recibidos por la venta de Aer Lingus entre los accionistas. A expensas de recibir la aprobación de la junta de accionistas, Ryanair pretende ejecutar un programa de reparto de acciones de clase B antes de que termine el año. Las acciones de clase B otorgan derechos económicos a sus tenedores (derecho a percibir dividendos, singularmente), pero no reconocen derechos políticos (no suman capacidad de voto en las juntas).

Con la iniciativa, Ryanair presume de que duplicará la retribución de sus accionistas prevista para este ejercicio. “Cuando completemos el programa, habremos devuelto 800 millones de euros a los accionistas este año, y más de 3.300 millones en los últimos siete años”, ha explicado David Bonderman, presidente no ejecutivo de la aerolínea. “Además, el precio de nuestras acciones se ha más que duplicado en los últmios 18 meses”, ha subrayado.

Hace dos semanas, el gigante de la aviación europea de bajo coste anunció una revisión al alza (muy al alza) de sus previsiones de beneficio anual tras un comportamiento excepcionalmente bueno del negocio durante el verano. Hasta entonces su estimación de resultados se situaba entre los 940 y los 970 millones al cierre del ejercicio fiscal (que finaliza el 31 de marzo). La compañía elevó un 25% ese rango y la previsión revelada hace un par de semanas eleva el beneficio hasta la horquilla entre los 1.175 y los 1.225 millones de euros. Con estas nuevas estimaciones, Ryanair cerraría el ejercicio con un incremento de sus ganancias de entre un 35 y un 40% en relación a los 867 millones de euros obtenidos el año anterior (que ya fue un año récord tras disparar los resultados un 66%).