La Corte Internacional de Justicia (CIJ), máxima instancia judicial de la ONU, ha rechazado este jueves las objeciones de Chile y se ha declarado competente para decidir sobre el histórico contencioso marítimo entre Bolivia y el país andino.

“La Corte rechaza, por catorce votos contra dos, la objeción preliminar presentada por la República de Chile” y declara que “tiene competencia para atender la demanda presentada por el Estado Plurinacional de Bolivia el 24 de abril de 2013”, se lee en el comunicado difundido por la CIJ. La noticia ha sido recibida con muestras de júbilo en Bolivia, donde el problema de la salida al mar es una verdadera obsesión nacional.

En 1879, Chile lanzó una ofensiva militar que concluyó con la ocupación de 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio pertenecientes hasta entonces a Bolivia. Desde ese conflicto, el país del Altiplano ha quedado sin salida al mar. En 1904, ambos países firmaron el Tratado de Paz y Amistad, que implicaba la cesión total y perpetua por parte de Bolivia de los territorios ocupados por Chile a cambio de unas serie de contraprestaciones.

En abril de 2013, Bolivia presentó formalmente una demanda ante la CIJ para solicitar a Chile el  inicio de negociaciones con vistas a una salida al mar y en la que se reclamaba que el tribunal rechazase las objeciones de Chile y se declarase competente para dirimir la causa en un plazo de tres o cuatro años.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha insistido en que su Gobierno no quiere vulnerar lo establecido en el tratado de 1904, sino que Chile cumpla los compromisos asumidos en el pasado en relación con este contencioso.