Todo puede pasar en los comicios autonómicos de Cataluña, pero hay un dato incontestable a dos días para el fin de la campaña: el presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, será historia si la candidatura de Junts pel Sí no logra la mayoría absoluta, tal y como pronostican todas las encuestas. El plan B de Oriol Junqueras y Raúl Romeva –los socios de Mas en la lista independentista- pasa por conformar, si las urnas lo permiten, un gran frente de izquierdas que gobierne en Cataluña. De momento, cuentan con el apoyo de la CUP, mientras negocian con Iniciativa per Catalunya y Podemos. El líder del partido morado, Pablo Iglesias, no descarta que a ese acuerdo se sumen los socialistas catalanes.

Del futuro político de Mas quiso ayer hablar Raúl Romeva en un almuerzo-coloquio celebrado en Barcelona. El número uno de la lista de Junts pel Sí señaló que el presidente de la Generalitat repetirá en el cargo si la candidatura independentista logra mayoría absoluta en las elecciones del domingo. Lo que no dijo Romeva es qué pasará con Artur Mas si ese objetivo no se consigue.

Así las cosas, las reuniones y conversaciones informales entre los partidos de izquierda se suceden de manera constante estos últimos días, según cuentan a SABEMOS fuentes del entorno de ERC. La idea de Junqueras y Romeva sobre un frente amplio de izquierdas empezó a fraguarse ante la previsión de no alcanzar la mayoría absoluta y la negativa tajante de la CUP a apoyar un Gobierno de Artur Mas.

Junqueras y Romeva saben que, sin el presidente de la Generalitat, las posibilidades de entenderse con la CUP aumentan considerablemente, tanto por afinidad ideológica como por compartir objetivos independentistas. El líder de ese partido secesionistas y de extrema izquierda, Antonio Baños, no se ha cansado de repetir durante la campaña que ni muerto dará su apoyo a un político corrupto y de derechas como es, en su opinión, Artur Mas. “Eliminado el líder de Convergència, el acuerdo de Junqueras, Romeva y la CUP es pan comido”, señalan las fuentes de ERC.

Podemos quiere estar en un Gobierno catalán de izquierdas

El siguiente paso de los socios de Mas es testar la disposición al acuerdo por parte de Catalunya Sí que es Pot, la candidatura que integran miembros de Iniciativa, Podemos y Equo, a la que la mayoría de las encuesta otorga la tercer posición en las urnas, con una horquilla entre 17 y 19 escaños. La condición de estos para sentarse a hablar es que se deje a Artur Mas fuera de combate.

Las mismas fuentes también señalan que ya se han producido reuniones al respecto. Los más importantes de esos encuentros han tenido como protagonistas a Romeva y al coordinador de ICV, Joan Herrera.

Según ha quedado claro en esas reuniones, el gran escoño de la negociación consiste en que Catalunya Sí que es Pot exige que el cabeza de lista de la candidatura, Lluis Rabell, sea investido presidente de la Generalitat, algo que la ambición de poder tanto de Junqueras como de Romeva no puede permitir.

Precisamente, el líder del partido morado, Pablo Iglesias, quiso hablar sobre el asunto en una entrevista que concedió al programa Espejo público, de Antena 3 Televisión. Según Iglesias, la pretensión de Catalunya Sí que es Pot es romper la lista de Junts pel Sí y que ERC y la gente de izquierdas de la candidatura de Mas apoyen la investidura del candidato de Rabell tras las autonómicas catalanas de este domingo.

El secretario general de Podemos, que no confirmó las reuniones de sus socios catalanes con Romeva –aunque tampoco las negó y oportunidades tuvo para ello-, apostó por un gobierno progresista y dialogante para Cataluña, que rompa además la dinámica del y del no.

Lo llamativo de las declaraciones de Pablo Iglesias fue que incluyó a los socialistas catalanes en ese gran frente de izquierdas. A lo largo del día de ayer, ningún dirigente del PSC salió a aclarar a la opinión pública que ellos no están por la labor de entrar en un gobierno que apuesta por un referéndum de autodeterminación de la comunidad autónoma catalana.

Hay que recordar, llegados a este punto, que el apoyo del PSC a los independentistas no es nuevo. Gracias a los votos de socialistas catalanes, Guanyem Badalona –candidatura integrada por la CUP- gobierna esa localidad del área metropolitana de Barcelona.

Rajoy apela al electorado de Convegència para que vote al PP

Ante el revuelo que existe en las filas de Junts pel Sí, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se apresuró a pedir para el PP el apoyo del antiguo votante de CiU. Consciente de lo heterogéneo de la lista independentista de Artur Mas y lo mucho que le puede costar al electorado convergente dar su voto a una lista en la que figuran políticos que se encuentran en las antípodas ideológicas, Rajoy apeló al electorado de CiU con la siguiente frase: “Vengan con nosotros, que les vamos a entender mejor”.