La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha advertido de que las decisiones adoptadas esta semana por el Consejo de Ministros del Interior de la Unión Europea son “claramente insuficiente” para solucionar la situación de las personas refugiadas que buscan asilo en Europa.

La reubicación de los nuevos 120.000 solicitantes de asilo aprobada por la UE “debe realizarse de forma inmediata y garantizando una adecuada protección y acogida”, ha advertido la organización en un comunicado. Al mismo tiempo, CEAR ha instado a los líderes de la UE a tomar las medidas adecuadas “para que el Sistema Europeo Común de Asilo sea una realidad”.

“Es el primer paso firme de la Unión Europea para afrontar el drama de los refugiados en los últimos meses, pero desde luego no es suficiente, ni para las personas que ya están en Europa, ni para los que llegarán próximamente”, afirmó Estrella Galán, secretaria general de CEAR, citada en un comunicado.

Sólo durante este año, según la organización, han llegado a Italia y Grecia más de 470.000 personas en busca de refugio, por lo que la cifra de 120.000 “no se corresponde al alcance de la situación que viven los refugiados en Europa”. Actualmente, la media de llegadas diaria por mar a países europeos es de 6.000, según los datos de ACNUR, por lo que la cifra acordada de reubicación sólo cubriría el equivalente a 20 días.

Los Veintiocho celebraron este miércoles un encuentro extraordinario, dos días después de que los ministros del Interior consiguieran sacar adelante el reparto de 120.000 refugiados, al que se oponían países del Este como Eslovaquia, República Checa, Hungría y Rumanía.

Al término del encuentro, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, anunció que la Unión Europea movilizará 1.000 millones de euros para ayudar a los refugiados que se encuentran en los países vecinos de Siria, como Turquía, Jordania o Líbano.

Asimismo, reclamó la mejora de la política de puertas abiertas para reforzar las fronteras y precisó que las ayudas aprobadas se gestionarán a través del Programa Mundial de Alimentos y ACNUR.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció que España destinará una partida adicional de 3,5 millones de euros para este objetivo, lo cual, unido a la cantidad asignada en los Presupuestos Generales del Estado, eleva la ayuda española a siete millones.