Crece el número de usuarios de wearables y con ellos las empresas que deciden apostar por proyectos dentro del sector. Buen ejemplo de ello es Geeksme, que lanzará su reloj inteligente el próximo 5 de octubre.

Rodrigo Silva-Ramos y Ángel Sánchez son los cofundadores de Geeksme, un reloj que no es como los demás, es más simpático, entretenido, curioso y desenfadado. De hecho es tan especial que puede incluso hacerte pensar y concienciarte sobre la importancia del medioambiente, así como de lo bueno que es hacer deporte, dormir y practicar sexo para tener un estilo de vida saludable.

Sí, eso lo puede hacer este wearable en el que llevan trabajando cerca de un año y que por fin saldrá a la luz. Será el 5 de octubre cuando Geeksme salga en preventa, a un precio muy competitivo, para comenzar a distribuirse un poco más tarde.

Geeksme es un wearable que no solo nos muestra la hora. Sus cuatro modos, y en especial dos de ellos, son los principales protagonistas del dispositivo: g!fitness, g!sleep, g!love y g!ecological. Estos son los nombres que se identifican con los valores que podemos cuantificar y controlar conociendo así cómo son nuestros hábitos de vida. Fitness, para hacer un seguimiento en el deporte; sleep, encargado de controlar el sueño; love, para medir la actividad sexual; y ecological, que nos permite conocer nuestra huella medioambiental.

Medir la actividad sexual y conocer nuestra huella ecológica

Love, love, love, is the only way, cantaba Macaco. Y eso mismo es lo que se han propuesto en Geeksme, potenciar el love. Con este reloj podremos medir la actividad sexual, así como recibir diferentes consejos, algo que va orientado no solo a conocer mejor nuestros hábitos, sino también a ayudar por ejemplo a quienes quieran quedarse embarazadas o a los que quieran conocer cuántas calorías se pierden haciendo el amor.

Estos datos no serán publicados en ninguna parte, nadie tendrá acceso a ellos, salvo el propio usuario de Geeksme, Pues Rodrigo Silva-Ramos ha insistido en que la seguridad es un tema que tienen muy en cuenta y que cuidan mucho desde la compañía.

Desde luego es una función que, a diferencia de la de lectura del ritmo cardiaco, no se encuentra en todos los smartwatch, y que nos ayuda a calcular mejor nuestra huella ecológica. ¿Y eso qué es? Pregunta que muchos se harán y que desde SABEMOS hicimos a Ángel Sánchez.

Imagen promocional del modo amor de Geeksme

“Cuántos planetas Tierra harían falta si todo el mundo fuese como tú, si llevase tus mismos hábitos de vida”, esto es básicamente lo que nos muestra la opción de huella ecológica, que transforma lo que sería el impacto que nosotros tenemos sobre el medio ambiente en los planetas Tierra necesarios para sobrevivir si seguimos así. “Es una forma de hacer pensar a la gente, de concienciarla”, comenta el cofundador.

Al instalar la aplicación del wearable, que estará disponible tanto para Android como para iOS, debes completar un perfil, una ficha de datos en la que se recogen, por ejemplo, la frecuencia de uso del coche, el gasto de agua, si reciclas, etc. De esta forma, y atendiendo a una serie de algoritmos, el dispositivo te indica los planetas Tierra que hacen falta para vivir como tú lo haces. “El problema es que solo hay una Tierra”, nos dice Ángel Sánchez para entender la necesidad de concienciarnos sobre nuestro entorno.

“Muchos smartwatches nos animan a cuidarnos, a cuidar nuestros hábitos de vida, contando los pasos, el sueño,… pero también hay que mirar a lo que nos rodea”, con esta idea es con la que se desarrolla está herramienta con la que podremos ver como nuestros hábitos influyen en el medio en el que vivimos.

“Lo ideal sería que la huella ecológica fuese de un planeta”, explica Ángel Sánchez, que además nos cuenta como los otros tres modos que encontramos en Geeksme contribuyen al cálculo de esta huella ecológica: “Correr durante dos horas, dormir ocho y practicar sexo durante media hora ayuda a disminuir la huella ecológica, ya que se supone que mientras estas realizando esas actividades no estás contaminando”.

Antes de Geeksme, fue Geeksphone

“Pensamos que es importante diferenciarse”, señala Rodrigo Silva-Ramos. “Es un proyecto ambicioso, que además desarrollamos en un campo lleno de posibilidades”. Y es que el cofundador de Geeksme ya ha trabajado en otros grandes proyectos: con Geeksphone lanzó el primer móvil español con Android y, después, el que se vendió como el móvil más seguro del mundo, Blackphone, que logró grandes éxitos llegándose a exportar a países como Japón.

Entonces Rodrigo Silva-Ramos vio la oportunidad en el mercado de la telefonía, un sector que hoy nos dice “está saturado”.

Geeksphone se acabó. Rodrigo Silva-Ramos y su antiguo socio, Javier Agüera tomaron caminos separados. ¿El motivo? El cofundador de Geeksme nos cuenta que aquello se había convertido en una especie de multinacional, algo demasiado grande que al parecer ya no despertaba la ilusión del comienzo. “Me gusta la frescura del arranque”, nos confiesa.

Esto llevó a Rodrigo Silva-Ramos a poner en marcha Geeksme, un proyecto del que esperan muy buenos resultados.