El Grupo Villar Mir se ha aliado con el fondo suizo Corestate Capital para levantar una quinta torre al lado de los cuatro rascacielos del Norte del Paseo de la Castellana de Madrid, que supondrá una inversión de 240 millones de euros, según informó el fondo.

Según informa Europa Press, la corporación de Juan Miguel Villar Mir y el fondo han constituido una firma conjunta, denominada Ibérico Corestate, para abordar el proyecto que el grupo español se adjudicó en abril en un concurso público promovido por el Ayuntamiento de la capital.

Los dos socios levantarán así una quinta torre en el Norte de Madrid sobre una parcela de 67.000 metros cuadrados ubicada al lado de las cuatro ya construidas, un terreno que permite construir un edificio de una superficie total de 70.000 metros cuadros.

De este espacio, un área de 52.000 metros cuadrados se destinará a uso público, a fijar de acuerdo con las autoridades madrileñas, y para la que se baraja un hospital.

Los 17.500 metros cuadrados restantes albergarán espacios comerciales y de restauración y servicios, orientados a los “numerosos trabajadores” que ocupan las cuatro torres ya en servicio.

Grupo Villar Mir es ya propietario de una de estas cuatro torres, en la que además tiene su sede, si bien la tiene actualmente en proceso de venta con el fin de pasar a ocuparla en régimen de alquiler.

El proyecto contempla además la construcción de tres plantas subterráneas en la nueva quinta torre para habilitar plazas de aparcamiento, y 33.500 metros cuadrados de parcela para desarrollar una zona verde.

El Grupo Villar Mir alcanza esta alianza con el fondo suizo, adelantada por el diario digital ‘El Confidencial’, tras poner en venta la torre que ya tiene, y realizar desinversiones en las empresas cotizadas en las que participa para lograr fondos para la ampliación de capital que lanzará su constructora OHL.

Para el fondo Corestate Capital, se trata de la operación con la que desembarca en el mercado inmobiliario español, en el marco de su incipiente recuperación y el interés que viene suscitando entre los inversores internacionales.

En virtud del acuerdo, el fondo se encargará de gestionar el proyecto de promoción de la torre y de posteriormente alquilar sus espacios, además de diseñar la financiación de la operación. El Grupo Villar Mir, de su lado, se encargará de la construcción.