El grupo automovilístico alemán ha anunciado unas provisiones multimillonarias en el tercer trimestre de este año para hacer frente a las posibles sanciones que se deriven de la investigación de las autoridades estadounidenses, que detectaron una modificación en el software de sus vehículos para engañar a las inspecciones oficiales y mostrar unos datos de emisiones contaminantes inferiores a los reales.

En un comunicado, la empresa ha admitido que la motorización investigada por EEUU está incluida en 11 millones de coches fabricados por el grupo, que han sido distribuidos a todo el mundo bajo otras marcas del holding, como Audi.

En recientes declaraciones, representantes de otros países como Alemania y Francia han abogado por emprender investigaciones similares para conocer el número de coches “trucados” que se han distribuido en el territorio de la Unión.

Como la investigación todavía está en curso, ha advertido la multinacional en el comunicado publicado, no descartan ampliar las provisiones más allá de los 6.500 millones de euros preparados.

No obstante, también ha aclarado que los nuevos vehículos de Volkswagen con motores diesel EU 6, disponibles en Europa, cumplen con los requisitos y no están afectados por la investigación. “El software en cuestión no afecta a la conducción, ni al consumo, ni a las emisiones. Esto da claridad a los clientes y concesionarios”, ha añadido.

Según informa Efe, las acciones de Volkswagen caían hoy a media jornada un 15,7%, hasta 111,40 euros, en la bolsa de Fráncfort. Su descalabro bursátil continúa hoy y ha arrastrado a otras empresas del sector: BMW perdía a mediodía un 6,1%, hasta 79,25 euros; Daimler cedía un 6,4%, hasta 66,70 euros; y el fabricante de neumáticos Continental, un 4,7%, hasta 177,10 euros, como indica la Agencia Efe.

 

Foto: Flickr – NRMA Motoring and Services