La red estatal Paradores pretende crear con su marca una cadena de establecimientos hoteleros franquiciados en Portugal, donde ya ha inaugurado Casa de Insúa, el primer hotel con esas características ubicado en la localidad portuguesa de Viseu.

La secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, ha presentado este martes en Madrid este primer establecimiento franquiciado de la cadena, cuya vinculación a Paradores finalizará en 2025, según ha informado la agencia Efe.

Borrego, que ha adelantado que Paradores tuvo en agosto una ocupación media del 81 %, ha apostado por consolidar este modelo de franquicia para luego expandirlo a otros países para crecer y ser rentables. Paradores quiere crecer “sin que cueste un duro” al erario público, ha asegurado.

También ha recalcado que Paradores ya está trabajando en cerrar algunos acuerdos de nuevas franquicias en Portugal, que conformaría la citada cadena ibérica, así como en ultimar otros contratos de asesoramiento en hoteles de Omán, México y Colombia.

Para Isabel Borrego, Paradores ha encontrado un modelo de negocio “que no hipoteque los números ni el futuro” de la red estatal hotelera.

Casa de Insúa es un hotel de cinco estrellas y próximo a la ciudad portuguesa de Viseu. Los precios y reservas están desde hoy mismo activos en la web de la cadena estatal para estancias a partir del 15 de octubre.

La presidenta de Paradores, Ángeles Alarcó, ha recordado que hace más de tres años encontraron a la empresa “al borde de la quiebra”, que en 2013 ya tuvieron un ebitda positivo y que prevé cerrar este ejercicio con beneficio, que podría acercarse al millón de euros.

Para 2016, la cadena estatal espera obtener una facturación próxima a los 242 millones de euros, un 5 % más que en 2015, y un resultado bruto de explotación de 28,8 millones de euros, frente a los 24 millones previstos para este año.