Rodrigo Echenique formaliza su marcha del consejo de administración del grupo hotelero por su nuevo protagonismo en Santander. NH anunciará en breve el nombramiento de un nuevo presidente.

NH se queda sin presidente. Rodrigo Echenique formalizó ayer su renuncia a la presidencia no ejecutivaanunciada a finales de julio– y el grupo hotelero ultima el anuncio de un nuevo nombre para el cargo. El protagonismo creciente que de nuevo está tomando Echenique en el banco Santander le obliga a abandonar otras funciones que mantenía hasta ahora. Tras su nombramiento como nuevo presidente de Santander España, Echenique decidió abandonar la presidencia no ejecutiva de NH Hotel Group.

NH ha confirmado hoy su renuncia, presentada ayer al consejo de administración, y que la compañía, “una vez cumplimentados los trámites reglamentarios, comunicará a los mercados la designación de un nuevo presidente del consejo”, según se recoge en un hecho relevante remitido esta mañana a la CNMV.

Echenique ocupaba la presidencia de NH desde noviembre de 2012. Un hombre fuerte del Santander se ponía entonces al frente de la compañía y entraba en el consejo de administración para velar de cerca por los intereses del banco en la marcha del grupo. Unos intereses indirectos, pero importantes: Santander era, y es, el principal acreedor de Hesperia (que aún arrastraba la deuda asumida, principalmente, en su antigua aventura de opas hostiles para tomar el control de la propia NH… sin éxito). En ese momento, NH se ahogaba en los números rojos (perdió 292 millones en 2012) y Santander, ante la perspectiva de que Hesperia no pudiera afrontar el pago de la deuda, impulsó la presencia directa de Echenique como presidente no ejecutivo.

El pasado junio, Echenique puso su cargo a disposición del consejo de administración de NH cuando Santander cerró la venta de la partipación del 8,56% que tenía en el capital de NH. Con la operación, el grupo de Ana Botín salía de acconariado de la compañía y lo hacía apenas cinco meses después de entrar. Entonces la salida de Echenique se daba por hecha, pero el consejo ratificó por unanimidad su continuidad como presidente no ejecutivo. Pero ahora Echenique sí que decidie salir del grupo por las nuevas responsabilidades que ha ido adquiriendo en Santander, como vicepresidente, como consejero ejecutivo y como presidente del consejo de Santander España.

Echenique da por alcanzados los objetivos de estabilidad financiera y accionarial. El propio presidente anunció en la última junta de accionistas de la compañía, celebrada el 29 de junio, que NH cerrará el año con beneficios por primera vez en los últimos ocho ejercicios y que pretende recuperar el reparto de dividendos en 2016 o 2017 (el grupo arrastraba números rojos desde 2008 y desde entonces no retribuye a sus accionistas).

Y, en paralelo, tras un enfrentamiento entre los grandes accionistas (comandados por el grupo chino HNA, con el 29,5% del capital) y varios fondos de inversión presentes en el accionariado, hace un mes finalmente sellaron la paz y se dio entrada al fondo Oceanwood en el consejo. Lo dicho, estabilidad financiera y estabilidad accionarial.

NH ha tenido tres presidentes en cuatro años. Gabriele Burgio ocupó el cargo durante dieciocho años y dejó la compañía en 2011. Entonces, Caja Madrid y Bancaja –que ya habían sellado su fusión fría- controlaban un 16% del capital de la cadena y promovieron la sustitución de Burgio por Mariano Pérez Claver, un hombre fuerte de Caja Madrid. Menos de dos años después, con Bankia ya en horas bajas, se produjo el movimiento de Santander/Hesperia que acabó por encumbrar a Echenique. Tres presidentes en cuatro años, y en breve llegará el cuarto.