Una valoración independiente encargada por Corporación Ceslar, agrupación que controla a casi el 10% de El Corte Inglés y que ha sido recientemente apartada del Consejo de Administración tras sus críticas a la entrada de un jeque catarí en el capital, estima que el valor actual del grupo estaría situado entre los 14.800 y los 16.400 millones de euros.

Según indica en un comunicado Corporación Ceslar, que recoge la participación de la familia de Luis Areces, esta nueva valoración sería prácticamente el doble de los entre 6.500 y 8.000 millones de euros en que se valoraron los grandes almacenes atendiendo al acuerdo firmado con el ex primer ministro de Catar Hamad Bin Jassim para la venta de un 10% del capital del gigante de la distribución por unos 1.000 millones de euros, con opción de alcanzar el 12,5% del capital, informa Europa Press.

Corporación Ceslar, que fue cesado como consejero de El Corte Inglés en la pasada junta de accionistas, señala que la valoración, realizada por la sociedad de inversión Neila Capital Partner SGIIC, “se acerca más a los 18.000 millones de euros que la tasadora especializada Tinsa otorgó a la cartera de inmuebles del grupo en plena crisis inmobiliaria (2013), cuando se negociaba la refinanciación de la deuda con los bancos, y sería prácticamente el doble del valor de venta tenido en cuenta para la entrada del socio catarí”.

Asimismo, subraya que para la valoración del grupo se ha tenido en cuenta el método de Descuentos de Flujo de Caja (DCF), la comparativa con transacciones recientes y con el valor en Bolsa de grupos similares y el valor inmobiliario de la compañía, “situando siempre el precio por encima de los 15.000 millones de euros”.

Para Corporación Ceslar, estas cifras “vienen a corroborar que la operación supone una pérdida de valor injustificada para los accionistas, dejando al grupo El Corte Inglés por debajo de los precios que se han manejado en operaciones similares dentro del sector”.

Venganza

La junta de accionistas de El Corte Inglés aprobó el pasado 30 de agosto el cese de la Corporación Ceslar, como consejero de la sociedad.

El cese vino motivado por los “reiterados incumplimientos” por Ceslar de sus deberes legales como administrador, ya que se había posicionado en contra de la entrada del inversor catarí, según argumentó entonces El Corte Inglés.

Corporación Ceslar anunció su intención de impugnar la junta general ordinaria de accionistas de El Corte Inglés y su cese como consejero del gigante de la distribución.