La compañía ha informado hoy en un comunicado de que el coste final estimado para las operaciones de mantenimiento e hibernación de la plataforma de almacenamiento submarino de gas Castor, frente a las costas de Castellón, durante 2015 ascenderá a 17 millones de euros. El grupo ACS, responsable de la construcción de las polémicas instalaciones, ya cobró en 2014 una indemnización de más de 1.000 millones de euros por no poder explotarlas tras los terremotos sucedidos en la zona tras su puesta en funcionamiento.

La empresa prevé que la hibernación se complete en noviembre de este año, después de vaciar los pozos y sellarlos con piezas de acero a 1.700 metros de profundidad, como ha explicado Enagás en la nota remitida. Una vez concluidos estos trabajos, y de cara al año que viene, el coste del mantenimiento de la plataforma será notablemente menor, ha resaltado.

Mientras, ha adelantado que el estudio para determinar la viabilidad futura encargado al Massachussets Institute of Technology (MIT), uno de los centros científicos más prestigiosos del mundo, estará disponible a lo largo de la segunda mitad del año que viene.

“En las próximas semanas se procederá a llevar la infraestructura a una situación de presión mínima de gas y se evacuará de forma controlada y programada el gas remanente, mediante su combustión en la antorcha de las instalaciones del almacenamiento. Una vez realizada esta operación, la antorcha quedará apagada definitivamente”, ha precisado la firma.

Una vez completado este proceso de hibernación sólo quedarán en marcha los sistemas básicos de control de las instalaciones, con lo que se realizará el “mantenimiento básico” de la plataforma.

Una adjudicación a dedo

A Enagás se le endilgó la hibernación a golpe de Real Decreto-ley, como recuerda la empresa en el comunicado, después de que el Gobierno paralizara el almacenamiento en la plataforma situada frente a la localidad castellonense de Vinaròs a raíz de los múltiples terremotos que se produjeron en la zona.

Como compensación por el cese de la actividad, el Ejecutivo le pasó una indemnización de más de 1.300 millones de euros a la propietaria del complejo, Escal UGS (del grupo ACS). Un dinero que Florentino Pérez ya cobró poco después de poner pies en polvorosa.

No obstante, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo no renuncia a la posibilidad de reabrir las instalaciones si se dan las condiciones adecuadas en un futuro.

Fuentes del mercado energético han reiterado a SABEMOS la peligrosidad de esta plataforma, todo un “dragón dormido” según sus apreciaciones.