Tras requerir el depósito de los 30 millones de fianza, sin haberse satisfecho a fecha de hoy, el juzgado dispone – en un auto comunicado esta mañana- el embargo de los bienes de los seis hijos del empresario jerezano José María Ruiz-Mateos, tal y como también solicita el Fiscal.

Los seis están imputados en el caso “Nueva Rumasa” por estafar casi 300 millones de euros a 4.110 inversores cuyo interés debe proteger el tribunal. Dice además el juez Juan José de la Mata que existen indicios suficientes para creer que existen bienes inmuebles vinculados a empresas del entramado “Grupo Nueva Rumasa” que están disfrutando los imputados como mecanismo para esconder la verdadera titularidad y así evitar las medidas cautelares.

Dicha medida llega motivada también tras conocerse que existe un testamento cerrado del fallecido que podría contener bienes que pasarían a disfrutar los imputados. Por eso, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 pide al notario que le remita copia del mismo una vez que se abra el mismo. También se compromete a realizar “una lectura reservada” y sólo actuar contra los bienes que pertenecen a los imputados y no al resto de los hermanos. Tampoco incorporará a las actuaciones “aquellas disposiciones contenidas en el testamento y que no guarden relación con los hechos investigados”.

Los seis hijos están imputados por delitos de estafa agravada, insolvencia punible, administración desleal y delitos contra el mercado y los consumidores. Ésta es solo una de las casi 50 causas que  existen abiertas en los tribunales contra el clan.