Las fuerzas de seguridad han desarticulado en Francia a la cúpula de la banda terrorista ETA con la detención de sus dos jefes, David Pla, de 40 años, e Iratxe Sorzábal, de 43, según ha confirmado el Ministerio del Interior.

Las detenciones se han llevado a cabo en el marco de la Operación Pardines (en homenaje al guardia civil José Antonio Pardines, considerado la primera víctima mortal de ETA y que fue asesinado en 1968 en Villabona, Guipúzcoa, en un control de carretera), desarrollada conjuntamente por la Guardia Civil y la Direction Générale de la Sécurité Intérieure (DGSI) francesa, según ha informado Interior en un comunicado.

Los detenidos, que “acumulan varias órdenes de búsqueda, detención e ingreso en prisión emitidas por diferentes Juzgados Centrales de Instrucción de la Audiencia Nacional”, eran “dos de los miembros de ETA más buscados por los servicios policiales de España y Francia“, según el Ministerio.

Los arrestos se han producido en una casa rural de la localidad de Saint-Étienne-de-Baïgorry, en el Departamento de Pirineos Atlánticos. Además de los dos dirigentes de ETA, han sido detenidos en el marco de la operación el propietario de la casa en la que se encontraban los terroristas de nacionalidad francesa y una cuarta persona sin identificar, ambos por su presunta colaboración con la organización terrorista. “La Operación Pardines continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones”.

Fernández Díaz: “El acta de defunción de ETA”

Pla y Sorzábal dirigían el “aparato político” de la banda terrorista, por lo que la operación, según el Ministerio, “constituye un contundente golpe a las estructuras de ETA, ya que supone la eliminación de la estructura de dirección encargada de gestionar el arsenal armamentístico y explosivo de que aún dispone la organización terrorista”. “La detención de estos dos dirigentes no solo deja sin dirección a ETA  sino que también debilita al conjunto de la organización terrorista“, ha añadido.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha felicitado por Twitter a la Guardia Civil y a la Policía francesa por la operación contra ETA y ha advertido de que la organización terrorista “solo tiene una vía: su disolución incondicional”.

Según los investigadores citados en el comunicado, la actuación policial, realizada en el marco de la cooperación policial internacional, “dificulta sobremanera que ETA pueda perpetuarse como un agente influyente en el escenario político y social en el País Vasco, Navarra y sur de Francia”.

“Me atrevo a decir que es prácticamente el acta de defunción de ETA”, ha declarado el propio ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, en Bruselas, a su llegada a una reunión extraordinaria con sus socios de la UE para abordar la crisis de refugiados, según recoge Europa Press.

El comunicado de Interior recuerda que, el 20 de octubre de 2011, las páginas web de los diarios Gara y Berria publicaron un comunicado de ETA en el que la organización terrorista anunciaba el “cese definitivo de su actividad armada”, iniciando desde entonces un complejo proceso de reestructuración de sus “aparatos”.

En el mismo sentido, prosigue, el 20 de julio de 2014 ETA anunció públicamente que estaba realizando dicha reestructuración interna, que contemplaba el desmantelamiento de su entramado “logístico-militar”, la creación de una nueva rama “técnico-logística”, encargada del sellado de sus depósitos de armas, y el reforzamiento de su “aparato político”, todo ello sin suprimir las estructuras necesarias para su funcionamiento interno.

David Pla

David Pla Martín, nacido en Pamplona (Navarra), antes de formar parte del “comando Aragón”, entre los años 1999 y 2000, llegó a ser portavoz de la ilegalizada “Jarrai” y miembro del comité ejecutivo nacional de la misma. Además, fue candidato por el ilegalizado Herri Batasuna en las elecciones municipales de 1995.

El 28 de julio de 2000 fue detenido en Zaragoza junto a Aitor Lorente Bilbao por su pertenencia al “comando de liberados Eskiula”, y  condenado por ello en 2001 a seis años de prisión por integración en banda armada. Posteriormente, en 2006, fue puesto en libertad.

En abril de 2010 fue detenido en Hendaya (Francia) en el marco de la “operación Halboka”, desarrollada por la Guardia Civil tanto en España como en Francia en colaboración con las autoridades francesas. Dicha operación iba dirigida contra la estructura orgánica de ETA denominada “Halboka”,  que tenía como objetivo conseguir la adecuada concienciación y homogeneidad ideológica de los presos, así como mantener la disciplina dentro del colectivo de presos para evitar cualquier tipo de iniciativa individual en asuntos relevantes como la reinserción, la libertad provisional, la recalificación de grados, el régimen abierto, e incluso el planteamiento de un abandono de la lucha armada.

Tras su puesta en libertad por las autoridades judiciales francesas, pocos días después de su detención en abril de 2010, David Plá pasó a la clandestinidad y siguió vinculado al “aparato político” de ETA, del que llegó a ser su máximo responsable.

Iratxe Sorzábal

Por su parte, Iratxe Sorzábal Díaz, natural de Irún (Guipúzcoa), inició su andadura en la organización terrorista en los años 90. Formó parte del “comando Ibarla”, responsable entre 1994 y 1997 del asesinato de dos agentes de la Policía Nacional en diferentes atentados y de una mujer en el atentado contra El Corte Inglés en Valencia en 1996, además de perpetrar una veintena de actos terroristas.

En noviembre de 1997 fue detenida en Francia  e ingresó en prisión hasta su expulsión de territorio francés el 31 de agosto de 1999.

El 30 de marzo de 2001 fue arrestada por la Guardia Civil por su relación con el “comando Ibarla”, e ingresó en prisión hasta su puesta en libertad provisional en septiembre de 2001.

Iratxe Sorzábal se encontraba en paradero desconocido desde noviembre de 2001, hace casi 14 años. Desde entonces ha estado integrada en diferentes “aparatos” de ETA antes de su plena incorporación en el “aparato político”. Esta incorporación se habría materializado tras la detención en octubre de 2009 del hasta entonces responsable del mismo, Aitor Elizarán Aguilar.

Desde su pase a la clandestinidad, Iratxe Sorzábal ha sido condenada en Francia hasta en cuatro ocasiones, entre otros como dirigente de la organización terrorista en el momento del asesinato de los guardias civiles Raúl Centeno Pallón y Fernando Trapero Blázquez en Capbreton el 1 de diciembre de 2007.

Todos los cabecillas detenidos

En lo que va de legislatura las fuerzas de seguridad han detenido a todos los cabecillas de los principales ‘aparatos’ que ETA aún mantenía activos tras el cese definitivo de la violencia anunciado por los terroristas en 2011.

De hecho, según recoge Europa Press, antes de la detención de Iratxe Sorzábal y David Pla Martín, responsables del aparato político, ya habían sido arrestados Izaskun Lesaka e Iñaki Reta Frutos, últimos jefes del aparato logístico.

Izaskun Lesaka Arguelles fue la primera responsable de ese nuevo entramado logístico encargado básicamente de facilitar los escondites a las pocas decenas de pistoleros que le quedaban a la organización. Hoy apenas quedan una veintena repartidos por diferentes países. Otros, sin causas pendientes o prescritas, han regresado a su casa y la banda lleva ya años sin acoger a nuevos militantes.

Lesaka fue arrestada el 28 de octubre de 2012 en un hotel situado en la región francesa de Macon. La dirigente etarra utilizaba hoteles y casas rurales como su escondite habitual en el país galo (Pla y Sorzábal también han sido detenidos en una casa rural).

Izaskun Lesaka fue detenida junto al también terrorista Joseba Iturbe Otxoteka en una operación que llegaba apenas unos días después de la caída de Saúl Curto López, quien fue arrestado en el centro de Francia a bordo de un coche. A este terrorista, que portaba matrículas falsas, se le encuadraba en el aparato logístico de la banda y el Ministerio del Interior dijo de él que era el responsable de los zulos de la banda criminal.

Los zulos

Los zulos es otro recurso que ETA ha ido perdiendo en los últimos años. Tras los sucesivos golpes policiales, los terroristas empezaron a tener grandes dificultades para acceder a ellos. En unas ocasiones era por miedo a ser descubiertos ante la certeza de que las fuerzas de seguridad los vigilaban. En otros casos directamente no sabían dónde estaban debido a las sucesivas detenciones de sus responsables. Con el paso del tiempo, las armas o el material escondido en estos agujeros en el monte se han ido deteriorando.

Además, la Guardia Civil desmanteló el pasado mayo un arsenal de armas y explosivos almacenado en una ‘casa zulo’ de Biarritz (Francia) y con ello desbarataba cualquier intención de ETA de usar ese material para reeditar algún tipo de escenificación de entrega de armas para forzar una negociación con el Gobierno o llamar la atención de la comunidad internacional.

Otra detención importante fue la de Oritz Gurruchaga, arrestado el 27 de mayo de 2012. Era uno de los perfiles más radicales de ETA pese a su juventud. Fue arrestado por la Policía francesa en colaboración con la Policía Nacional. Había formado parte del ‘aparato militar’ y de ‘captación’. Fue arrestado en la localidad de Cauna junto a uno de sus lugartenientes Javier Aramburu.

Cada vez son menos

Las últimas detenciones relevantes en cuanto a los cuadros dirigentes de ETA tuvieron lugar el pasado mes de julio cuando fueron arrestados Joseba Iñaki Reta de Frutos, alias Zukaitz, y Xavier Goyenechea Iragorri, alias Goyele, ambos sucesores de Lesaka al frente del ‘aparato logístico’ de la banda.

Las fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por Europa Press no dudan de que la banda tratará de recomponerse como otras veces tras la caída de su ‘cúpula política’, pero advierten de que ésta era la última dirección terrorista con peso específico. A juicio de los expertos, cada vez son menos y con menos experiencia. Sólo Antonio Urruticoechea Bengoechea, alias Josu Ternera, se mantiene actualmente como el dirigente de ETA con más años en la clandestinidad.