Las encuestas previas a las elecciones catalanas del 27 de septiembre muestran una interesante división entre pesimistas y optimistas respecto al entendimiento entre el Gobierno central y la Generalitat de Cataluña.

Según una encuesta que publica este lunes La Vanguardia, sólo el 20 % de los catalanes cree que el proceso político actual llevará a la independencia, el 32% prevé un futuro caracterizado por un enfrentamiento permanente entre la Generalitat y el Gobierno central y un 47 % no ve opciones de diálogo entre las dos partes. En cambio, un 46,6% más optimista sí espera que haya diálogo y un 42% incluso confía en que se alcance un acuerdo entre Barcelona y Madrid.

El rotativo ha publicado las dos entregas del sondeo de Feedback para La Vanguardia. La primera parte, difundida ayer domingo, mostraba a Junts pel Sí al borde de la mayoría absoluta, con el 40,7 % de los votos y entre 63 y 65 diputados, seguido de Ciudadanos, con 21 diputados, Catalunya Sí que es Pot (15), PSC (12 a 14), PP (12-13) y CUP (8).

La segunda parte indica que los más optimistas sobre las posibilidades de un diálogo a partir de enero son los votantes del PP (71%), seguidos de los de ICV (62%) y los de Ciudadanos y PSC (55%). En cambio, el pesimismo predomina entre los antiguos votantes de CiU (sólo un 33% ve posibilidades de diálogo tras los comicios), Esquerra o la CUP (un 28% en ambos casos). Entre el 60% y el 70% de los votantes nacionalistas consideran nulas las posibilidades de diálogo.

La encuesta refleja también que sólo un 15 por ciento de los electores apoyaría una declaración unilateral de independencia y un 52,1 por ciento sostiene que Convergència, el partido del presidente de la Generalitat, Artur Mas, debería renunciar al proyecto independentista si en las elecciones del 27S no consigue una mayoría de votos y de escaños.