El operador de telefonía móvil lanza Pepeenergy, una comercializadora de electricidad que garantiza que sólo proveerá energía verde, casi a precio de coste, y que contará con un seguro colectivo para pagar las facturas de los clientes que se queden sin empleo.

Pepephone lo quiere hacer de nuevo. La compañía que ha logrado más de 480.000 clientes de móvil y más de 35.000 de ADSL, con una facturación anual de 60 millones de euros, basándose en la premisa de “tratar bien a la gente”, sin regalar teléfonos ni ser los más baratos del mercado, quiere ahora replicar su éxito en un mercado muy necesitado de competencia: la comercialización de electricidad.

La compañía, controlada por Javier Hidalgo y Rosauro Varo, ha creado Pepeenergy, una nueva comercializadora de electricidad que estará operativa a partir del 30 de septiembre, aunque lleva desde agosto en fase de pruebas con un reducido número de clientes. Y llega al mercado prometiendo precios ajustados, que toda la energía que se venda será de origen renovable y que los clientes tendrán todos un seguro que pagará los recibos si se quedan en paro.

Pepeenergy replicará, con matices, el modelo de Pepephone. Y es que Pepephone es un operador móvil virtual. Esto es, no tiene red de telefonía propia, así que utiliza la de los grandes operadores (antes Vodafone, ahora Movistar), y lo que ofrece son servicios propios de comercialización. Y Pepeenergy sólo será una comercializadora de luz: no la genera y no la distribuye con sus propias líneas, sólo la compra en el mercado mayoritario (en realidad lo hace un socio) y luego la revende. Nada más. Bueno, y nada menos.

Pepeenergy no comprará directamente la electricidad en el mercado mayorista (conocido como pool), sino que se ha aliado con Enara, una comercializadora especializada y que sólo trabaja con energías verdes, y que será quien participe en las pujas para reservarse parte de la electricidad generada. En la práctica, Enara hace las veces de agente de bolsa de Pepeenergy en ese mercado eléctrico, pero quien paga es Pepe. La compañía de Hidalgo y Varó sólo se encargará de ofrecer la comercialización directa de la luz a los clientes finales y lo hará con sus propias condiciones comerciales.

El ‘precio de coste’ más 1,25 euros

La política comercial de Pepeenergy pretende ser clara y permanente. Los clientes pagarán en sus facturas sólo el precio que la electricidad ha marcado en el mercado mayorista más 1,25 euros cada mes. “No se puede hacer trampa. Los clientes de Pepeenergy pagarán el precio de la electricidad que publica el OMIE [el Operador del Mercado Ibérico de Energía] y 1,25 euros más, que incluyen el precio del seguro. No hay trucos, no puede haberlos. Es el precio de coste más 1,25 euros, sin más”, explica Pedro Serrahima, director general de la compañía, en declaraciones a SABEMOS.

“Vamos a ser una empresa que no va a tener datos confidenciales y todos los contratos serán públicos. Vamos a publicar en la web el precio de todas nuestras compras en el mercado mayorista. Todas. Y así los clientes verán que pagan siempre el precio de coste más 1,25 euros”, sentencia. ¿Pruebas? Los documentos adjuntos en el presente artículo.

De ese suplemento adicional en relación al precio del pool, el ingreso de Pepeenergy se limitará exclusivamente a un euro por cliente y mes (dos euros en caso de los clientes que tengan una potencia instalada en su hogar superior a los 5,5 kw/h). Y con ese euro se cubrirán los costes de empresa de Pepeenergy.

Un seguro colectivo por si te quedas en paro

¿Y dónde van los 25 céntimos restantes? Pues esos 25 céntimos se dedicarán al pago de un seguro colectivo para “garantizar que a nadie le van a echar de su casa por no pagar la luz si tiene problemas”, subraya Serrahima. “Ese seguro lo pagamos todos. Es como participar en un club en el que todos se comprometen a ser solidarios si alguno tiene un problema”.

Y es que el contrato de luz de Pepeenergy incluirá un seguro colectivo que pagarán todos los clientes en sus facturas y que la empresa ha adjudicado a Legalitas. El seguro garantiza un año de recibos gratuitos si el cliente cae en una situación de desempleo imprevista (esto es, es aplicable a empleados que tenían contratos indefinidos, no contratos temporales). Esa garantía de un año de recibos gratis también es aplicable a trabajadores autónomos que sufran un accidente laboral y estén de baja. La cobertura cubrirá un consumo máximo de 90 euros al mes durante doce meses, aplicable a un máximo de tres casas por cada cliente.

Crecimiento tranquilo

Pepeenergy ofrecerá su servicio de venta de luz sólo a clientes particulares, no a empresas. En una fase inicial, sólo podrán contratar el servicio de electricidad los usuarios que actualmente ya son clientes de Pepephone (el operador móvil tiene unos 500.000 usuarios) y que ya tengan suministro de luz en su vivienda a su nombre. “Vamos a ir poco a poco. Vamos a ir probando y constatar cómo funciona, luego estudiaremos cómo y cuándo ampliamos el servicio”, apunta el directivo.

Los planes de Pepeenergy pasan por ir creciendo de manera calmada, y desde la compañía se reconoce que una expansión rápida sería un problema por los importantes avales que la normativa exige a las comercializadoras de electricidad. Según sus cálculos, por cada 1.000 clientes Pepeenergy tendría que presentar un aval por valor de unos 107.000 euros en un año (el equivalente a cuatro meses de consumo medio). “Estos avales son los que generan dificultades a las comercializadoras pequeñas. Es lo que las mata”, dice Serrahima. “No tenemos una previsión de clientes, pero sí tenemos claro que los debemos incorporar poco a poco”.

En los últimos meses se ha acentuado la avalancha de nuevas comercializadoras de electricidad, animadas por el aparente cierre de la reforma eléctrica (y, con ello, de la incertidumbre regulatoria que existía) y por la liberalización del servicio. En el último año más de una cincuentena de compañías se han inscrito en el registro que gestiona la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, y ahora ya hay más de 500 en activo en el mercado español.

Las comercializadoras independientes -algunas prefieren ponerse la etiqueta de ‘low cost’- han conseguido robar una pequeña cuota de mercado a las grandes eléctricas y algunas estimaciones apuntan a que tendrían ya en torno a 150.000 clientes. Estas compañías suelen encontrarse con el problema de ser unas desconocidas en un sector de marcas tan reconocibles como Iberdrola, Endesa o Gas Natural Fenosa, y con la barrera de tener que hacer un esfuerzo publicitario enorme para llegar al público. Sin embargo, Pepeenergy, gracias a su ya asentada hermana mayor Pepephone, no se encontrará con este problema y se encuentra según aterriza en el sector con un público fiel de casi medio millón de clientes de la operadora de móvil.

Pepephone nació en 2007 como operador móvil virtual. Esto es, sin red de telefonía propia, así que utiliza la de los grandes operadores (antes Vodafone, ahora Movistar). La compañía se constituyó como parte del grupo turístico Globalia (Air Europa, Halcón Viajes, Travelplán…), presidido y controlado por Juan José Hidalgo. En 2012, Hidalgo vendió Pepephone a su hijo Javier y a la consultora Atento, de Rosauro Varo.

Manifiesto

Seguro de desempleo

Compromiso renovable

Precio