Mastercard lanza en el mercado español una tarjeta bancaria no asociada a ninguna cuenta bancaria dirigida a aquellas personas que quieran realizar compras ‘online’ de forma más segura, que tengan dificultades para acceder a una tarjeta bancaria, que quieran compartir dinero con familiares y amigos o que deseen emplearla como medio de pago en viajes o estancias en el extranjero.

Detrás de esta tarjeta se encuentra SPI, Servicios de Prepago Integrales SL, que, junto a la compañía británica PFS, ha lanzado el plástico, bautizado como Spark, según ha anunciado Matercard.

El director general de SPI, Asaf Riess, ha señalado que el éxito de la tarjeta Spark radica, por un lado, en que no está asociada a ninguna cuenta bancaria, y por otro, a su uso ilimitado. “Es una alternativa fácil al efectivo, permite pagar, retirar, enviar y recibir dinero sin estar conectado a una cuenta  bancaria, no tiene restricciones y cualquier persona puede comprarla, puesto que no es necesario tener historial bancario/crediticio. Además, inicialmente no se necesita presentar documentación para comprar la tarjeta”, ha apuntado.

Esta tarjeta presenta numerosas ventajas, como la de poder bloquearla en caso de robo o pérdida a través de un SMS. De esta forma, Mastercard espera liderar el mercado en los próximos dos años con un volumen de 25.000 tarjetas de este tipo al año.

Spark garantiza una aceptación universal y puede ser utilizada globalmente en cualquier página de e-commerce, establecimiento comercial y cajero automático donde se acepten tarjetas MasterCard. Además, cuenta con todos los estándares de seguridad y fiabilidad que garantiza la compañía. Las tarjetas prepago “son una excelente solución de pago en términos de transparencia, eficiencia y control”, ha señalado el director general de Mastercard España, Ovidio Egido.