Todas las encuestas publicadas en los últimos días otorgan a Ciudadanos la privilegiada segunda posición en las elecciones autonómicas de Cataluña. Según estos sondeos, el partido de Albert Rivera duplicará el número de votos, al pasar del 7,5 por ciento de los sufragios en 2012 a alrededor del 15. La clave del éxito de C´s se debe a dos motivos: en primer lugar, Ciudadanos conserva un alto porcentaje de sus anteriores votantes; y, en segundo término, puede quedarse con el 40 por ciento del antiguo electorado de PP y PSC.

Partiendo de la premisa de un nivel de participación similar al registrado en las anteriores elecciones al Parlamento de Cataluña, el partido de Albert Rivera podría arrebatar a populares y socialistas cerca de 200.000 votos.

Nada menos que el 25 por ciento del electorado popular en 2012 asegura ahora que piensa decantarse en las urnas por la papeleta de Ciudadanos, según el sondeo preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). En cuanto al PSC, el trasvase de voto a C´s alcanza el 14,5 por ciento.

Así, la lista que encabeza Inés Arrimadas podría quedarse con 117.000 y 76.000 de los votos respectivos que populares y socialistas lograron en los comicios de hace tres años. Además, Ciudadanos mantiene una alta fidelidad de sus anteriores votantes: el 66,7 de los catalanes que en 2012 apostaron por C´s piensa repetir el sentido de su sufragio.

La encuesta del CIS deja claro que un alto número de antiguos votantes populares siente a Ciudadanos más próximo que el PP. Nada menos que el 31,8 por ciento de estos dice que el partido que levanta su simpatía o está más cerca de sus ideas es C´s.

PP y PSC no logan fidelizar votantes

La fidelidad en el voto es el gran escollo al que deben enfrentarse PP y PSC en los comicios del próximo 27 de septiembre. El 55,1 por ciento de los antiguos electores del PP sigue apostando, según el CIS, por la lista que encabeza Xavier García Albiol.

El problema es más grave para los socialistas catalanes: sólo el 39,7 de los votantes del PSC en 2012 pretende seguir votando a la lista que lidera ahora Miquel Iceta. El partido de los ex presidentes de la Generalitat Pascual Maragall y José Montilla no sólo sufre una sangría de votos a favor de Ciudadanos. También se le van electores a lista de Catalunya Sí que es Pot. En concreto, el 14,1 por ciento de los antiguos votantes del PSC piensa decantarse ahora por la candidatura que integran miembros de Podemos, Iniciativa per Catalunya y Equo.

Mayor número de indecisos entre los votantes del PP y PSC

Además de la escasa fidelidad de voto, los dos partidos mayoritarios a nivel nacional se enfrentan al problema de movilizar al máximo a su electorado. Así, el PP y el PSC cuentan con un alto número de indecisos entre sus votantes tradicionales. El 7,3 por ciento del electorado del PP aún no sabe cuál de los partidos elegirá en las urnas. Ese porcentaje se eleva al 12,6 cuando se pregunta a los antiguos votantes del PSC.

La encuesta del CIS también deja negro sobre blanco el hecho de que existe un importante número de votantes de populares y socialistas que tienen miedo –o no se sienten orgullos- a decir que los son. Así, el 8 por ciento de los catalanes que votaron al PP en 2012 y el 7,3 de los que lo hicieron por el PSC se niega a contestar a la pregunta del centro demoscópico sobre a qué partido votará el próximo 27 de septiembre. PP y PSC son, con mucha diferencia, las fuerzas políticas que encabezan la lista relativa al voto del miedo. El resto de los partidos se mueve en torno al 4 por ciento.

La existencia de voto útil entre los independentistas

El sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas refleja otros muchos datos sobre las claves de lo que pueden ser las elecciones autonómicas del 27-S: por ejemplo, el motivo del descalabro de Unió, partido al que el CIS no otorga representación en el Parlamento catalán.

Los antiguos socios de Artur Mas sólo lograrían el apoyo del 2,7 por ciento de los votantes de CiU en 2012. El auténtico drama del partido de Josep Antoni Duran Lleida es que, incluso, resulta mayor el trasvase de sufragios de CiU a Ciudadanos que a Unió: 2,9 frente a 2,7 por ciento.

Por otra parte, la encuesta del CIS señala la existencia de voto útil entre las fuerzas independentistas. Nada menos que uno de cada cinco votantes de la CUP hace tres años piensa ahora decantarse por la lista de Junts pel Sí. ¿El motivo? Tal vez porque esos catalanes son conscientes de que la candidatura de Artur Mas y Oriol Junqueras tiene más posibilidades que ninguna otra de alzarse con la victoria en las urnas.

Por último, el sondeo subraya que el partido con mayor fidelidad en el voto es ERC. Así, el 72,8 por ciento de los votantes de Esquerra en 2012 apuesta ahora por la lista de Justs pel Sí. A ERC le siguen sus socios de Convergència, con el 67,7 por ciento.