La compañía de ingeniería para el sector energético TSK va a participar en la licitación del contrato para levantar la tercera fase de un parque solar en los Emiratos Árabes Unidos, con una potencia de 800 megavatios (MW).

La empresa, con sede en Gijón, ha adelantado a SABEMOS su intención de competir en el concurso, que está previsto que se adjudique en el primer trimestre del año que viene.

Este proyecto se sumaría al que ya se adjudicó en enero, cuando se hizo con la construcción de la segunda fase del Mohammed Bin Rashid Al Maktoum Solar Park, un tramo con una capacidad de 260 megavatios.

TSK ya se adjudicó la construcción de 260 megavatios gracias a una oferta conjunta con la saudí ACWA

En aquella ocasión, la empresa presentó una oferta conjunta con la compañía saudí ACWA, que se dedica también a la construcción y operación de plantas de generación de electricidad y de tratamiento de aguas, entre otras actividades.

De acuerdo con las informaciones publicadas por Bloomberg, a las autoridades locales les interesaría repetir esta fórmula, la de la joint venture entre dos o más empresas. La Dubai Electricity & Water Authority (DEWA) tiene que decidir todavía si construirá la planta de una vez o si lo dividirá por tramos.

La planta solar en construcción es una de las tres con mayor potencia de todo el mundo que se han desarrollado hasta la fecha, según TSK, y la mayor de este tipo en Oriente Próximo.

No es una casualidad que se haya instalado en los Emiratos, ya que en la última revisión de sus planes, la autoridad energética de Dubái triplicó la capacidad de producción de energía solar que quiere instalar: la DEWA pretende alcanzar una capacidad de 1.000 MW en 2020 y de 3.000 MW en 2030.

Fiebre del Golfo

Tampoco es nuevo el interés de la compañía asturiana TSK en el Golfo Pérsico. La empresa ha anunciado este mes que se ha adjudicado un contrato en el emirato de Kuwait para construir una planta solar de 60 MW, 50 de ellos de energía termosolar y 10 MW de fotovoltaica.

El importe de este contrato asciende a 362 millones de euros. Se trata de un proyecto “llave en mano”, esto es, que implica trabajos de ingeniería, suministro, construcción y puesta en marcha de las instalaciones para después traspasar su operación.

Esta actuación forma parte de los trabajos para la construcción del parque de energía renovable Shagaya, en el norte del país, a unos 100 km de la capital (Kuwait City), que estará operativo en 2017. En 2030, estas instalaciones, cuyo desarrollo se enmarca en el plan del Gobierno de producir el 15% de sus necesidades totales de energía mediante fuentes de energía renovable, tendrán una capacidad instalada total de 2.000 MW, indica TSK.