El dueño de Trivago y Hotels.com ha optado por crecer a golpe de talonario y ha cerrado cuatro adquisiciones en el último año por más de 2.500 millones de dólares. El grupo busca plantar cara a su gran rival Priceline y se prepara para el desembarco al negocio de las reservas turísticas de nuevos actores tan peligrosos como Google o Tripadvisor.

Expedia ha decidido afrontar a los retos del sector creciendo por la vía rápida. Esto es, a base de compras. El grupo de turismo online –matriz de enseñas como Expedia.com, Trivago, Hotels.com, Venere o Hotwire– ha conseguido cerrar hasta cuatro operaciones corporativas en el último año que le han reforzado ganando tamaño, llegando a nuevos mercados y también eliminando competidores. En total, la compañía ha destinado 2.548 millones de dólares (unos 2.240 millones de euros al cambio actual) a financiar estas adquisiciones.

Expedia acaba de recibir el visto bueno del Departamento de Justicia de Estados Unidos para la adquisición de su rival directo Orbitz por 1.340 millones de dólares (aunque el valor de la operación se eleva hasta los 1.600 millones con la asunción de la deuda). Se trata de una de las grandes compras del año en el sector turístico global, con la que Expedia dominará en torno al 75% del mercado estadounidense de reservas de viajes online.

El pasado enero, Expedia ya dio un zarpazo con la absorción de un rival directo como Travelocity por 280 millones de dólares. En noviembre del año pasado, el grupo consiguió cerrar la compra del grupo australiano de portales turísticos online Wotif Group por 658 millones de dólares. Y el pasado marzo, la compañía anunció haber tomado una participación de en torno a un 20% del capital del Despegar.com, uno de los grandes grupos del ramo en Latinoamérica, por 270 millones de dólares.

Rivales conocidos y nuevos rivales

Las compras permiten a Expedia reforzarse para plantar cara a su archienemigo, Priceline -el dueño de Booking.com, Kayak o Agoda.com-, cuya última gran operación corporativa se produjo en junio del año pasado con la compra de Opentable por nada menos que 2.600 millones de dólares. Un movimiento con el que Priceline apostaba no tanto por ganar tamaño (que también) como por la diversificación, dado que Opentable es el gigante de las reservas de mesas de restaurantes.

Y Expedia, además, con estas operaciones por 2.500 millones de dólares se prepara para la irrupción en el negocio de las reservas directas de viajes de los gigantes Google y Tripadvisor. Google ya tiene operativos sus propios buscadores de hoteles y de vuelos, y aunque no lo ha anunciado oficialmente, la compañía ha empezado a hacer pruebas para implantar un sistema de reservas directas sin necesidad de salir de su web.

Una fórmula con la que Google imita el modelo implantado hace un año por Tripadvisor. La plataforma que recoge valoraciones y opiniones sobre hoteles y restaurantes ya ofrece en Estados Unidos y en Reino Unido un servicio de reserva directa a través de su propia web. Y en los próximos meses este servicio de reserva directa también llegará a España.

Paradójicamente, el Departamento de Justicia de EEUU subraya en el informe de autorización de la compra de Orbitz por parte de Expedia que uno de los factores que le llevan a dar su visto bueno a la operación es la rápida evolución del negocio de las reservas online de viajes, y apunta como grandes ejemplos de esta revolución precisamente los nuevos buscadores de hoteles y vuelos de Google y el servicio de reserva directa de Tripadvisor. Expedia se prepara para la nueva competencia, y la Administración de EEUU da luz verde a la adquisición de Orbitz precisamente porque cree que esa competencia ya existe.