Ya se han dado los premios de la Academia de Televisión estadounidense de este año. Un buen número de ganadores, unas pocas series arrasando y algunos comentarios que se pueden hacer tanto de los premios como de la gala. Así han sido los Emmys 2015.

Ya han llegado los Emmys. Sabíamos que hace unos días dieron los premios menores, y estábamos esperando los ganadores desde que tuvimos las candidaturas en nuestras manos. Mientras tanto, internet se había ido llenando con un montón de quinielas de los distintos medios intentando descubrir quienes  ganarían. Con acierto limitado, claro. Pero lo más importante para los espectadores era saber si la gala se podría aguantar y ahí han cumplido con creces.

Con un gran trabajo de Andy Samberg como presentador, tanto con una pieza grabada como con un monólogo quizá un poco más lento de lo que algunos chistes podrían haber requerido, pero un muy sólido trabajo en los guiones, arrancó una de las mejores ceremonias de los últimos años, con comentarios sobre las series pero también sobre la situación de la televisión estadounidense, incluyendo el hecho de que sea el año con mayor diversidad entre los candidatos y lo poco que eso significa, teniendo en cuenta el bajo nivel del que partían.

También fue especialmente notable el chiste a cuenta de la HBO y los comentarios de sus ejecutivos sobre la permisividad con la gente que compartía el password de la versión de internet para ver el canal. Samberg dio un correo y password que funcionaban perfectamente, en lo que sin duda es toda una declaración de parte del resto de modelos de televisión menos cercanas a los piratas, aunque habrá que ver si esto trae algún tipo de consecuencia.

Entre los presentadores y el público vimos muchos lazos verdes. Se trata de una parte de una campaña impulsada por la Casa Blanca sobre el cambio climático, aunque es cierto que resulta llamativo en comparación con la escasa presencia de otras señales, como BlackLivesMatter. La gala fue rápida y funcional, más basada en piezas cortas que en grandes números, permitiendo una fluidez que muchas veces pierden este tipo de programas. Los presentadores estuvieron muy acertados, especialmente los cómicos. Puede que Tracy Morgan solo apareciera tras su grave accidente, pero aún así se llevó una de las muchas ovaciones de la noche, como Mel Brooks. Con más trabajo, cada uno en su estilo, repartieron los premios Ricky Gervais, que aprovechó para reflexionar sobre los medios y la realidad, Jimmy Kimmel, que convirtió su premio en un sketch de comedia física; y John Oliver, que hizo una mini-diatriba sobre el problema de intentar separar miniseries, telefilmes y otras obras limitadas de las series de duración indefinida.

De entre los pocos segmentos largos que sobrevivieron fue especialmente notable el In Memoriam que le dedicaron a los programas que acababan, de un tono más festivo -¡aunque lleno de ‘spoilers’!- que el que dedicaron a los compañeros de la televisión muertos durante el año. Con el habitual mosqueo por la gente que se dejaron fuera, que este año incluye nombres tan notables como el de Yvonne Craig, entre otros. Y, hablando de Rivers, soy incapaz de hablar de los trajes que llevaron pero puedo al menos enlazar un par de galerías para los que gocen viéndolos.

 

 

 

De todas formas sé que lo más importante en estos artículos es el listado de ganadores así que no os entretengo más: 

 

MINISERIES, TELEFILMES Y OTROS FORMATOS CORTOS

DIRECTORA MINISERIE

Lisa Cholodenko, Olive Kitteridge

La directora y guionista responsable de Los chicos están bien se lleva este premio y poco podemos en su contra. Tenemos un poco de diversidad y  al menos no se lo han dado por la versión americana de The Slap.

ACTRIZ SECUNDARIA MINISERIE

Regina King, American Crime

Premio a la mejor actriz de una serie llena de grandes talentos. Una necesaria nota de variedad, además, y una forma de premiar a una serie favorita de la crítica que por su extraño formato a pocos premios más podían optar en un año en el que Olive Kitteridge ha arrasado en el resto de categorías. Así que bien.

ACTOR SECUNDARIO MINISERIE

Bill Murray, Olive Kitteridge

No apareció este año y se lo han dado. Quizá es que esa era la manera de conseguir premios o puede ser algún tipo de chiste privado. Lo único que realmente puedo decir es que se merece los que le den y que la serie ha arrasado este año.

ACTOR PRINCIPAL MINISERIE

Richard Jenkins, Olive Kitteridge

Por increíble que parezca enfrentándose a David Oyelowo, Adrien Brody o Ricky Gervais, el enorme éxito de Olive Kitteridge ha logrado que Richard Jenkins pase por encima de todos ellos. No digo que de forma inmerecida, por supuesto, pero sin duda sí con ayuda.  

ACTRIZ PRINCIPAL MINISERIE

Frances McDormand, Olive Kitteridge

Ganó también aquí Olive Kitteridge y su actriz principal, Frances McDormand, al llevar sobre sus hombros la narración era lo esperable pero teniendo en cuenta que competía con tantas buenas actrices como Maggie Gyllenhaal, Jessica Lange en su teórico último año de American Horror Story, Felicity Huffman o la locura que se inventaron para incluir a Emma Thompson (el concierto Sweeney Todd, The Demon Barber of Fleet Street Live From Lincoln Center) la forma de rellenar la papeleta parecía más por tener una cantidad de nombres realmente impresionante que por ser auténtica competición para la gran ganadora de la categoría de este año.

MINISERIE

Olive Kitteridge

Por algún extraño motivo decidieron empezar dando este premio en lugar de, digamos, dejarlo para el final. De manera que supimos que Olive Kitteridge era la ganadora de ese extraño batiburrillo de shows que no saben cuándo meter bien, porque hacen arcos bajo un contenedor como American Crime o American Horror Story: Freak Show, porque cuentan una historia adaptando un libro como Wolf Hall y el propio Olive Kitteridge o porque, bueno, la serie es de Reino Unido como The Honorable Woman. Dentro de esto, el premio a Oliver Kitteridge era una de las dos mayores posibilidades enfrentada solo a American Crime en realidad. 

 

VARIEDADES

SKETCH SERIES

Inside Amy Schumer

El duelo entre Amy Schumer y Key & Peele en su último año, que contaba con el siempre lleno de deudos Saturday Night Live de fondo, acabó siendo la única recompensa de la noche para la que es en estos momentos el nombre más importante de la comedia femenina.

GUION DE UN PROGRAMA DE VARIEDADES

The Daily Show With Jon Stewart

En el año final de The Colbert Report, The Daily Show With Jon Stewart y Key & Peele, y con la enorme fuerza de Inside Amy Schumer y Last Week Tonight With John Oliver, parecía que estábamos en una de las categorías más disputadas. Al final ha acabado imponiéndose un clásico y ganador de 9 estatuillas en la categoría. No vamos a discutirlo pero sí a repetir de nuevo que era realmente complicado este premio.

DIRECCIÓN DE PROGRAMA DE VARIEDADES

The Daily Show With Jon Stewart

De nuevo Stewart en una victoria más complicada de explica teniendo en cuenta que entre los contendientes estaba el magnífico 12 Angry Men Inside Amy Schumer, pero tomémoslo como una gran despedida.

VARIETY TALK SERIES

The Daily Show With Jon Stewart

Como decimos, una gran despedida. Quizá no los únicos que se la merecían, pero sin duda muy sentida. Y así podemos ver y oír un poco más a Jon Stewart.

 

ACTOR SECUNDARIO EN COMEDIA

Tony Hale, Veep

En un año que se esperaba potente para los candidatos de color con Keegan-Michael Key con Key & Peele de despedida, Tituss Burgess como uno de los grandes descubrimientos de Unbreakable Kimmy Schmidt y Andre Braugher continuando con su magnífico y diverso papel en Brooklyn Nine-Nine, al final ha sido Hale el que ha aprovechado el enorme éxito de Veep este año, incluyendo un par de grandes escenas, en concreto una a la que puede agradecer el premio. Que es bien merecido pero quizá no tan histórico como podría haber sido.

 

ACTRIZ SECUNDARIA EN COMEDIA

Allison Janney, Mom

No ha podido repetir la proeza el año pasado de ganar el premio a Mejor Actriz Invitada en Drama pero sí que se lleva el secundario en comedia subiendo el total de Emmys ganados a siete. Cuatro por The West Wing, uno por el mencionado papel de Masters of Sex y dos por Mom, del que este es el segundo consecutivo. Desplazando a Anna Chlumsky por Veep, Kate McKinnon, Saturday Night Live o Gaby Hoffman por Transparent. Aunque todas ellas sabían que no eran rivales para The Jackal

 

ACTOR SECUNDARIO EN DRAMA

Peter Dinklage, Game of Thrones

Para sorpresa de todos, Dinklage incluido –al que pilló el premio con la guardia baja– y cuando parecía que Jonathan Banks por Better Call Saul o alguno de las otras series con menos amor se lo iba a llevar resultó que también aquí los Tronos tenían respaldo.

 

ACTRIZ SECUNDARIA EN DRAMA

Uzo Aduba, Orange is the New Black

Aunque las apuestas la empataban con Emilia Clarke por Game of Thrones, Uzo era la otra gran favorita. No solo porque ganase el año pasado, sino porque lo hizo cuando su serie era aún comedia, de manera que este, uno de los pocos premios de Netflix de este año y uno de esos que ayudan a mejorar la apariencia de diversidad de los mismos han acabado haciendo historia, no solo ha igualado a Ed Asner, que ganó como Lou Grant el Emmy en Comedia y en Drama, además lo ha hecho en la misma serie. Que no es poco.

 

ACTOR PRINCIPAL EN DRAMA

Jon Hamm, Mad Men

Termina uno de los culebrones más seguidos de la televisión USA: ¿Cuándo le darán el Emmy a Jon Hamm? Y es que tras 16 candidaturas por su papel en Mad Men, como actor invitado o como productor aún no se lo había llevado. Y ya había perdido el de invitado en Kimmy. Así que parece que en el año final de su serie han decidido hacer justicia. Aunque sea solo un poco.

 

ACTRIZ PRINCIPAL EN DRAMA

Viola Davis, How to Get Away With Murder

No era una categoría fácil. Tatiana Maslany da una lección de interpretación en cada capítulo de Orphan Black y Taraji P. Henson era la única carta del enorme exitazo que fue Empire. Además de eso, Elisabeth Moss se despedía con Mad Men. Pero era el momento de hacer historia. Y esa escena con la peluca es quizá una de las más claras actuaciones dignas de ser premiadas que se han podido ver el año pasado en televisión. No solo eso, además acabó con una mala tradición, la que desde el inicio del premio había hecho que ninguna mujer de color lo ganara. Así que también en esto Davis ha hecho historia. Algo que ella misma reflejó en su discurso de aceptación. Una vez más, podemos discutir si no había otros candidatos pero no negar la justicia del premio.

 

ACTOR PRINCIPAL EN COMEDIA

Jeffrey Tambor, Transparent

Para sorpresa de absolutamente nadie, Jeffrey Tambor, un clásico en esto de la comedia televisiva que ha compuesto grandes papeles en The Larry Saunders Show y Arrested Development, pero que ha roto barreras con la comedia (un decir) de Amazon y su personaje transgénero que le llevó a dar las gracias a esa comunidad por su respaldo.

 

ACTRIZ PRINCIPAL EN COMEDIA

Julia Louis-Dreyfus, Veep

En un año complicado para la comedia femenina se despedía Amy Poehler de Parks and Recreation y Edie Falco de Nurse Jackie (sí, consideran Nurse Jackie comedia), regresaba Lily Tomlin con Grace and Frankie y Lisa Kudrow con The Comeback (y menos suerte que en su primera versión), además de lo cuál Amy Schumer se había convertido en mascarón de proa gracias a Inside Amy Schumer. Nada de eso sirvió para detener al Huracán Selma, Julia Louis-Dreyfus, que ha puesto cara al mejor año de Veep hasta el momento logrando de paso un premio más en su ya extensa cuenta, con seis galardones en comedia de entre unas veinte candidaturas. Una fuerza de la naturaleza, así es ella.

 

DIRECCIÓN EN COMEDIA

Transparent, Best New Girl, Jill Soloway

Una de las categorías complicadas con Armando Iannucci en el absolutamente brillante Testimony de Veep, o el dúo Phil Lord y Christopher Miller por The Last Man on Earth, pero lo ha acababado ganando Jill Soloway por su buen hacer con Best New Girl, en otra de las series revelación en los premios de este año, Transparent. Perfectamente en su papel agradeció primero a la Diosa y luego a Amazon la oportunidad. 

 

DIRECCIÓN EN DRAMA

Game of Thrones, Mother’s Mercy, David Nutter

Un premio más comprensible en el contexto de éxito y respaldo de la serie que teniendo en cuenta que entre sus rivales había gente como Steven Soderbergh y su The Knick. Pero aquí estamos y tampoco vamos a rasgarnos las vestiduras -y todo el resto de cosas que hacen en la serie- ahora.

 

GUION EN COMEDIA

Veep, Election Night, Simon Blackwell, Armando Iannucci, Tony Roche

La temporada más sólida de Veep se merecía de sobra esta victoria, incluso aunque pudiéramos discutir el episodio concreto por el que se lo han dado. Otro punto para esta serie. 

 

Armando Iannucci y el equipo de Veep 

 

GUION EN DRAMA

Game of Thrones, Mother’s Mercy, David Benioff y D.B. Weiss

Siguiendo aunque en frente tuvieran dos episodios de Mad Men o a los favoritos de la crítica -pero parece que solo la crítica- Better Call Saul y The Americans. Podríamos intentar decidir si esto significa que los Emmys están respaldando las peculiares decisiones creativas de la series pero, ¿no es todo más sencillo si nos limitamos a fingir que no hay implicaciones? 

 

MEJOR COMEDIA

Veep

Su magnífico año y todos esos premios parecían ir advirtiéndonos de que el ‘reinado de terror’ de Modern Family, que el año pasado logró empatar con Frasier como más galardonada en Mejor Comedia, había terminado. Y así fue. Una justa recompensa a la que es mejor temporada de la serie hasta el momento y última de Armando Ianucci al frente.

 

MEJOR DRAMA

Game of Thrones

Parecía que la lucha iba a ser entre Mad Men en su último año y Juego de Tronos en el más controvertido de todos los que habían tenido hasta el momento. El cambio de forma de elección facilitaba la segunda opción pero creaba un nuevo problema, ¿se atrevería la Academia de la Televisión o sus miembros a actuar como apoyo de una serie que se ha pasado esta última temporada entre críticas a su calidad y, sobre todo, a la violencia -especialmente sexual- de sus guiones? Pues parece que sí. Rompiendo el record de The West Wing de serie ganadora de un mayor número de premios en un único año y más allá del concurso de popularidad -que este año ha dejado fuera a obras incluso más exitosas como Empire, The Big Bang Theory o The Walking Dead– parece que ha habido una decisión, ya veremos si acertada o no, de hacer piña.

 

 

 

Resumiendo los premios más que la gala, quién sabe si por las nuevas reglas, ha sido un año de predominio de unas pocas opciones. The Daily Show en Variedades, Olive Kitteridge en Miniserie, Veep en Comedia y Juego de Tronos en Drama han copado las victorias ofreciendo no solo un mensaje sobra la HBO, responsable de las tres series de ficción, sino un ejemplo de dominación con unas pocas notas discordantes. Las suficientes para hacer agradable el visionado pero no como para que hubiera auténtica tensión ante los ganadores. Además, la teórica variedad que estaba llegando a las candidaturas -y que es, sin duda, una mejora por mucho que les quede por recorrer- no ha acabado siéndolo tanto en los ganadores. Key & Peele se han ido inesperadamente con las manos vacías y aunque Uzo Aduba y Viola Davis hayan hecho historia en su manera más literal y prosaica, aún queda más por hacer que motivos para sacar pecho.

Con esto y con todo, podemos hablar, si no de los ganadores, al menos sí de la mejor gala al menos desde 2010 con Jimmy Fallon o 2001 con Ellen DeGeneres, así que Andy Samberg, la FOX y todo su equipo pueden estar contentos. Solo ha faltado, si acaso, una actuación final que lo redondeara, aunque han sabido terminar en el tiempo estipulado. Bravo por ellos y venga ya a por los próximos. Os dejo con la lista completa de ganadores.

 

Imagen | http://www.emmys.com