Un gama media con un diseño que nos recuerda ligeramente al de iPhone, una cámara que se defiende bastante bien cuando hay luz y una pantalla con una calidad bastante aceptable, así es el ZTE Blade S6. No deslumbra, pero si convence (sobre todo si miramos su precio).

Hace unos años eran los Nokia, LG, Motorola y Blackberry, por nombrar algunas marcas, los dueños del sector de los smartphones. Ahora el panorama es diferente y entre las grandes compañías, como son Samsung y Apple, aparecen terminales chinos competitivos que quieren aumentar su número de ventas fuera del país asiático.

Aquí es donde entra ZTE y sus teléfonos de gama media, que ofrecen al usuario un dispositivo que destaca principalmente por su relación calidad precio. El ZTE Blade S6 no es el mejor smartphone del mundo, aunque seguramente no sea ese su objetivo, pero tampoco podemos catalogarlo como malo, pues hoy en día los teléfonos que salen al mercado difícilmente caen bajo ese adjetivo.

Tiene sus puntos buenos, así como sus puntos, no malos, sino deficientes. Y es que por 269 euros no podemos pedir un terminal de 10, habrá que conformarse que un 7.

Primeras impresiones

Con el ZTE Blade S6 en nuestras manos, su parecido con el iPhone es más que evidente, pues nos encontramos con un botón táctil circular y un diseño simple con bordes ligeramente redondeados, similares a los que presentan los dispositivos de Apple. Aunque eso sí, ese botón circular tiene una explicación.

En el dispositivo, el botón central funciona como LED para las notificaciones. Nos olvidamos así de la luz parpadeante que en muchos casos se encuentra en la parte superior de la pantalla para fijarnos en la parte inferior, donde el botón se iluminará cuando nos llegue algún aviso.

En cuanto al material, la parte trasera es de plástico. Su tamaño es muy práctico, ya que estamos hablando de un smartphone con pantalla de 5 pulgadas, con el que nos olvidamos de los problemas que plantean los terminales más grandes, que en muchas ocasiones se resbalan, no caben en los bolsillos, etc. Además, no es demasiado pesado.

Nos encontramos con un altavoz en la parte trasera, algo que igual no tiene demasiado sentido, ya que a pesar de que justo al lado tenga un pequeño saliente para evitar que este quede totalmente tapado al colocar el dispositivo sobre una superficie, sería mucho más recomendable que el altavoz se situase en los laterales o incluso en la parte delantera del teléfono.

Mirando más allá del aspecto físico del teléfono, decir que el ZTE Blade S6 cuenta con una pantalla fluida, que responde muy bien, así como con una batería que para muchos puede ser escasa, pero que con un uso normalito puede durar todo un día.

Cámara

Hoy en día la cámara parece ser una característica a tener en cuenta a la hora de elegir smartphone, y en el caso del ZTE, con una cámara trasera de 13 MP y un sensor de Sony, esto no debería ser un problema. Eso sí, recordar que estamos hablando de un dispositivo de gama media.

En un entorno con luminosidad las imágenes son geniales, de gran calidad, mientras que con poca luz ocurre más bien lo contrario, aunque es algo que sucede con la mayoría de los teléfonos de gama media.

Tenemos diferentes efectos que podemos aplicar a nuestras fotos, así como un modo profesional que nos permite controlar la ISO, exposición y balance de blancos.

Batería

Su batería de 2.400 mAh se traduce en todo un día de uso. Esto en el supuesto de realizar un uso normal, como el que viene siendo el de contestar algunos correos, echar un vistazo a las redes sociales, sacar unas fotos, responder un par de llamadas, consultar Internet, y poco más.

Para un uso más intenso, más te vale tener un cargador a mano. Pero esto es algo que viene ocurriendo con todos los smartphones, ya que las baterías siguen siendo la asignatura pendiente de los fabricantes. Aunque por lo menos ya podemos decir que nuestro teléfono dura todo el día, cuando antes ya era un milagro si llegaban a las 6 horas.

Smart Sense

ZTE se suma con su Blade S6 al control del dispositivo mediante movimientos, algo que puede parecernos muy divertido y curioso, pero que en realidad pocos utilizan. Nos encontramos con ciertos gestos que si son verdaderamente útiles, como silenciar las llamadas o alarmas pasando por encima la mano o dando la vuelta al teléfono.

En este caso la tecnología Smart Sense funciona muy bien. Sin embargo, cuando intentamos activar el modo espejo o la cámara, levantando el teléfono, no tenemos el mismo éxito. Igual es cuestión de prácticar, practicar y practicar, pero lo cierto es que las ocasiones que he intentado llevar a cabo una acción levantando el teléfono (que es uno de los patrones que identifica el ZTE Blade S con su sensor) han acabado en fracaso.

Conclusiones

Con el ZTE Blade S6 tenemos un buen teléfono, de gama media, económico. Un diseño bonito, donde los materiales igual si dejan algo que desear, con una cámara bastante aceptable, un altavoz al que se le podría sacar más partido si estuviese situado en otro lugar del dispositivo, y Android Lollipop.

Punto a favor es el hecho de que sea un terminal dualSIM (para nanoSIM), que nos permita tener dos números de teléfono en el mismo dispositivo.

Características del ZTE Blade S6

  • A la venta: mayo de 2015
  • Dimensiones: 144 x 70.7 x 7.7 mm
  • Peso: 134 g
  • Pantalla: 5 pulgadas IPS LCD Multitáctil con resolución HD (1280 x 720)
  • Sistema Operativo: Android 5.0 Lollipop
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 615
  • RAM: 2 GB
  • Memoria interna: 16 GB (ampliable hasta 32 GB con microSD)
  • Batería 2.400 mAh
  • SIM: dual SIM (nanoSIM)
  • Cámara: trasera de 13 MP y delantera de 5 MP
  • Conectividad: wifi, bluetooth versión 4.0 y 4G
  • Colores: plata
  • Precio: 269 euros